miércoles, 23 de noviembre de 2011

Mi niña Sara 1

Hola, mi nombre es Elias, y les voy a contar una pequeña historia ocurrida hace un año. Tengo 45 años y soy español. Me casé hace quince años con Anabel. Ella es una mujer de casi mi misma edad, solo un año mayor, y con una hija que cuando nos casamos tenía cuatro años. Anabel es alta, tiene el pelo castaño y unos ojos verdosos. Mide 1'75 cm. de altura, y tiene unas piernas torneadas y morenas. Le encanta ir a la playa todo el año, aunque solo sea para hacer ejercicio, y así tiene el tipazo que tiene. Las piernas largas y morenas, y unos muslos sin gota de celulitis, fuertes y bien torneados, una cintura estrecha que de espaldas hace que sus caderas atraigan la mirada de los hombres (y mujeres), un culo precioso, duro y que le encanta ser penetrado y unos pechos pequeños, como de deportista, con unos pezones hipersensibles. La conozco desde hace muchos años, antes de que se casara por primera vez. Su marido murió de un accidente de trafico, y al ser amigos y vecinos, la apoyé en todo lo posible y a los dos años de quedar viuda se vino a vivir conmigo. Ella y su hija, que ahora considero mía, se vinieron a mi casa por ser mas grande que la suya. Sara, la hija, tenía únicamente un año escaso al morir su padre, y por tanto casi no lo recuerda.
Era una cría preciosa e inteligente. Era como su madre pero en pequeño; con unos ojazos increíbles y una sonrisa que te ablanda el corazón. Toda nuestra vida era casi perfecta: teníamos trabajo los dos, yo en una oficina y ella en un hospital, salud y dinero suficiente para irnos de vacaciones a donde nos diese la gana y comprar lo que quisiéramos. No éramos ricos, pero vivíamos bien, una familia de clase media alta y sobre todo felices. Hace un año, Anabel, me dijo que tenía la oportunidad de irse un fin de semana invitada por un laboratorio a Ibiza. Los laboratorios invitan a médicos y a técnicos para que usen sus productos. Era para dos personas pero el problema era la niña. Sara tenía que estudiar por tanto optamos por que se fuese ella sola los dos días y me quedase en casa con la niña. Tengo que decir que en casa eramos bastante liberales. Me refiero a que en casa no cerrábamos las puertas con llave. Excepto nuestros dormitorios, las demás habitaciones no se cerraban con llave, ni el baño siquiera. Anabel no quería que la niña tuviese ese pudor tonto de ocultar el cuerpo a la familia y así la criamos sin ningún tipo de problema. La intimidad era en nuestra habitación, el resto de la casa eran zonas, digamos comunes, y así Sara se acostumbró a vernos en ropa interior e incluso desnudos sin ningún problema.
-No seas tonta, cariño- le dije- tienes que aprovechar el viaje y disfrutarlo. Me quedo con Sara y lo vamos a pasar de muerte,¿verdad Sarita?- Le pregunto.
-Claro papi- me responde.
Tengo que decir que nuestra relación era totalmente de padre e hija. Ella me llamaba y llama papa y yo a ella hija por que así lo sentimos. Sara es mi hija, no importa que no sea de mi misma sangre. El título de madre, padre, hijo o hija hay que ganárselo. Yo no creo en la sangre, creo mas en el roce y en el cariño. A Sara la había adoptado unos años antes legalmente, pero solo lo hicimos por si ocurría algún accidente para quedar mas protegida aunque ella sabía perfectamente quien era su padre biológico y tenía su foto. A mi no me importa ya que tiene derecho a conocer sus raíces y
como yo sabía lo que me quería, y quiere, jamás sentí ningún tipo de celos.
-No se, Elias, me da no se que dejaros solos- me contesta mi mujer.
Creo que la que aun no acepta que Sara y yo somos padre e hija es ella, a pesar de que nosotros dos lo tenemos mas que asumido.
-Mira, te vas a ir este fin de semana por que si no me voy a enfadar- le dije sonriendo-. Sara y yo tenemos planes y tu no nos los vas a fastidiar.
-Eso mamá, no nos vas a fastidiar los planes- aseguró la cría sonriendo- Papá y yo nos vamos al cine y luego me va a invitar a cenar y tendremos una noche estupenda.
La verdad es que Sara cuando sonríe, no le podemos negar nada, sobre todo yo. Me tiene agarrado el corazón y es mi niña, con mayúsculas, y tenemos una complicidad que yo jamás llegué a tener con mi padre ni con mi madre. Además, no puedo tener hijos(que es una cosa que jamás me preocupó) y ella ocupa mi corazón en ese sentido.
-Bien, ya que no me queréis con vosotros, mi iré al cursillo pero si ocurre algo me llamáis, que me vengo enseguida.
Mirando para Sara sonreí y le digo:
-No te preocupes. Si quemamos, inundamos o destruimos la casa serás la primera en enterarte.
Mi hija ,partiéndose de risa, la abraza:
-Venga mamá, no te preocupes. Cuidaremos de las plantas y de la casa. Ah, y por papá no te preocupes, no pienso dejarlo un momento solo, así no podrá hacer nada malo.
Con una sonrisa le pego una azotaina en el culo al tiempo que le digo:
-Pero tú, enana, seré yo que te tendré que cuidar, no tú a mí. Además, no vamos a tener mucho tiempo para divertirnos, yo tengo trabajo y tu tienes que estudiar. Se acercan los exámenes ¿ O lo has olvidado?.
-No papá, y si lo hubiese echo, ya te encargas tú de recordármelo- me responde- pero sabes que lo llevo todo al día y voy perfectamente, así que no te creas que te vas a librar de salir al cine conmigo.
Con esa conversación, Anabel, quedó convencida y a los dos días la llevamos al aeropuerto para coger el avión que la llevaría a Ibiza. A pesar de ser muy temprano, Sara quiso venir con nosotros a despedir a su madre y desayunamos juntos en la cafetería del aeropuerto. Cuando llegó al momento de embarcar le dio dos besos a Sara y un abrazo y luego se despidió de mi y al oído me dice:
-No te hagas ninguna paja que cuando vuelva te voy a ordeñar como a una vaquita.
Solo con oír eso se me puso dura. Anabel es una mujer muy sexual, muy caliente, que le encanta el sexo en la mayoría de sus versiones. A mi solo escucharla se me puso dura y tengo que reconocer que tengo un buen aparato(cerca de 21 cm. y bastante ancha, lo suficiente para que le cueste mucho trabajo introducirla en la boca). Por supuesto ella se dio cuenta y sonriendo me dice: -Ay, Elias, que largo se me va a hacer este fin de semana- y con un besazo en los morros se acabó de despedir y embarcó en el avión.
Sara y yo nos volvimos para casa. Nos lleva casi tres cuartos de hora llegar y a las 07'30 h. de un sábado no circulaba nadie por la carretera y el viaje lo hicimos casi completamente solos. Al llegar se había quedado dormida y con cuidado la cogí en brazos y la metí en casa. La llevé a su habitación y la puse con cuidado encima de la cama y la saqué el chándal que llevaba. Ella se dio la vuelta y siguió dormida mientras que yo salía de la habitación. Le eché el último vistazo y cerré la puerta. Mientras iba pensando en la suerte que tenía, una esposa que me ama y una hija que me quiere como si fuese su padre biológico. Hay un dicho que dice que la familia viene impuesta y los amigos los eliges tu, pero tuve la gran suerte de que yo elegí también a mi familia y con esos pensamientos me metí en mi cama desnudándome ya que tanto mi mujer como yo tenemos la costumbre de dormir desnudos y me quedé dormido. A las pocas horas desperté agarrado a mi mujer y en eso recordé que no podía ser ya que la acababa de dejar en el aeropuerto y abrí los ojos. Era Sara que se había metido en mi cama. Le tenía un brazo por encima y me di cuenta de que tenia un empalme en la polla considerable y me separé un poco para que ella no lo notara y me quede observando a esa niña. Jamás me habían atraído las niñas, y mucho menos mi hija, pero en ese momento con lo caliente que estaba la miré como jamás la había mirado. La verdad es que se veía que iba a ser una mujer de bandera. Se notaba que sería alta como la madre y su culito apuntaba hacia mi polla, con el pelo cayéndole sobre los hombros y solo con su braguita puesta era muy hermosa. La respiración era tranquila pues dormía profundamente y le acaricié un hombro desnudo. Que piel tan suave pensé, no tenía una peca ni una mancha en la piel, morena como la madre y al practicar deporte no tenía un gramo de grasa.
Me di la vuelta para no molestar ya que me sentía bastante incomodo por mi aparato pero con lo que no contaba era que ella me siguiese y se girase a los pocos minutos y ahora fuese ella la que se agarró a mi. Colocó su brazo por encima de mi y apoyó su mano un mi barriga. Seguía durmiendo y en un momento de locura le agarré la mano y se la coloqué encima de mi polla con cuidado. Ella tenía ,como casi todos los niños, un sueño muy pesado y no se enteraba de nada y al notar su mano encima de mi miembro este creció aun mas, algo que no creí posible, y un escalofrío me recorrió todo el cuerpo. Quedé quieto disfrutando de ese momento pero me vino un rayo de lucidez y sintiéndome un cabrón violador y un pésimo padre le separé la mano e intenté levantarme pero ella volvió a colocar su brazo y la mano esta vez fue directamente a mi miembro. Ahora me acojoné ya que pensé que estaba despierta, pero que va, seguía durmiendo y su respiración a si me lo decía. Si me movía corría el riesgo de despertarla y me quedé quieto, sin moverme. No se el tiempo que pasó pero me quedé otra vez adormilado y al poco desperté con una sensación el la polla increíble. Sin abrir los ojos quedé quieto y sentí como una mano recorría mi polla de arriba a abajo.
-Dios,-pensé- mi hija me está haciendo una paja.
No podía ser ;ella era una cría de diecinueve años. Que iba a saber de hacer pajas y mucho menos a su padre. Su mano se movía lentamente a lo largo de mi aparato y uno de sus deditos se quedó en la punta del glande acariciándolo y haciendo que el liquido preseminal humedeciese su dedo. Ella retiró la mano muy lentamente y ahí me di cuenta de que no estaba dormida por que noté como sacaba su manita de debajo de las sábanas y se la llevaba a la boca. -Joder, está probando el sabor de mi polla- pensé mientras notaba como chupaba su dedito. Para que la cosa no fuera a mayores hice como si me despertara y me di la vuelta para mirarla. Tenía el dedo índice de la mano izquierda en la boca como un bebe, con la cara tranquila y los ojos cerrados. Le di un beso en la frente muy suave y abrió los ojos.
-Buenos días, papi- me dice sonriendo como solo ella sabe sonreír.
-Buenos días, cariño ¿que tal dormiste?-le pregunto.
-Bien, muy bien papá.
-Pues venga, es hora de levantarse, a la ducha pequeñaja – le digo cariñosamente para que se levantase ya que yo no podía por tener la polla dura como una barra.
-Venga papi, déjame un poquito mas, aun es muy pronto y no tenemos nada que hacer- dice mientras se apretuja un poco mas contra mi costado.
A mi me encantaba tenerla así pero me arriesgaba a que me notara la polla y no sabía que hacer. Sara empezó a hacerme cosquillas como hacía de pequeña y me entró pánico de que se diese cuenta de como estaba y le agarré los brazos, pero me di cuenta de que había sido demasiado tarde: Estaba mirando la polla, bueno, mas bien miraba la sábana levantada. -Eh papi, tienes el pene levantado.
Con la cara roja como un pimiento intenté disimular.
-Sara- le digo- ¿tu que sabrás de eso?. -Venga papá, que en la escuela nos dan educación sexual y ya no soy tan niña. La mayoría de mis amigas no son vírgenes. Se que los hombres por la mañana os levantáis con el pene duro.
No sabía donde meterme y ella seguía mirando pero ahora con cara de curiosidad y sus ojos brillaban de una manera especial. -Papá, aunque se que eso es normal¿ te podría pedir un favor?. -Claro cariño- le respondo, queriendo que olvide eso rápidamente- ¿Que quieres?.
-¿Me la puedes enseñar?. Por fa..., por fa...- Me dice con los ojos abiertos como platos. -Venga Sara, sabes que eso no está bien. Soy tu padre y te puedo explicar lo que quieras pero teóricamente, pero esto es pasarse- Le digo con la cara seria.
Ella se da cuenta de que a lo mejor se ha pasado y me dice: -Papi, por favor no te enfades, siempre hemos hablado de todo sin problemas y mamá y tu siempre me decís que si tengo alguna duda os lo pregunte sin ningún tipo de problema. -Si cariño, pero ahora no me estás preguntando nada, lo que me estás pidiendo es que te enseñe lo que tu sabes que no debo. Si se entera tu madre se puede armar la de San Quintín.
-Pero no se lo vamos a decir ¿verdad?- pregunta- Y además, no hay nada de malo, somos padre e hija.
A mi con el susto se me había bajado de golpe, por tanto ya no había problema ya que desnudos nos veíamos muchas veces en la ducha, por ejemplo. Tal como estaba podía levantarme y así lo hice mientras ella miraba mi entrepierna, pero se llevó una desilusión por que estaba como siempre la había visto. -Ves, no hay nada de particular- le dije- pero no me pidas mas que te la enseñe porque soy tu padre y eso no es natural. -¿Como que no?. Si siempre me decís que el cuerpo es lo mas natural del mundo y que no tenga vergüenza- me responde.
-Y es cierto, pero hay cosas que una niña no debe de ver y una de ellas es a su padre con la po... quiero decir, con el pene erecto.
Ella sonriendo me dice:
-Venga papá, no seas tonto que tengo trece años. Se perfectamente los nombres que tiene el pene y no me voy a asustar ahora.
-No cariño, se que posiblemente no te asustes pero yo a lo mejor si. ¿No te das cuenta que soy tu padre?.- Respondo con la cara seria.
-Bueno papa, si lo eres, pero no tienes mi sangre.
Eso fue para mi como una bofetada. Siempre la traté y la quise como una hija y ahora ella me sale con que no tengo su misma sangre. Me sentó tan mal que por la cara que puse se dio cuenta enseguida y quiso rectificar: -No papi, lo que quise decir es que...
-Se perfectamente lo que has querido decir, Sara- Le digo disgustado y enfadado, y con la misma me fui a la ducha, dejándola a ella en la cama, con una cara como si fuese a echarse a llorar. Llegue a la ducha y abrí el agua caliente mientras pensaba en lo que acababa de ocurrir. Lo que la niña me había dicho me dolió en el corazón y me entraron ganas de llorar. Mientras me enjabonaba se abrió la puerta y entró Sara sentándose en el water. -Papi- me dice- lo siento mucho. Sabes que te quiero, eres mi padre, siempre te has portado como tal y estoy muy orgullosa de ser tu hija. Por favor, perdóname. Se lo que dije pero no era eso lo que quería decir.
Mientras decía eso unas lagrimas iban apareciendo en sus lindos ojos y yo no podía soportar verla llorar y ella lo sabía. Saliendo de la ducha agarré una toalla y me sequé al tiempo que me acercaba a ella. Le levanté la cara por la barbilla y le sequé las lagrimas que estaban cayendo ya con fuerza. -Tranquila mi niña, no te preocupes- le dije-. Mira, vamos a hacer una cosa; tu y yo vamos a olvidar lo que pasó y lo que hablamos. Nos acabamos de levantar y empezamos de nuevo.¿Que te parece?.
-Si papá-me dice secándose los ojos e hipando-pero tu me quieres verdad, me sigues queriendo como a tu niña.
-Cariño, pase lo que pase, tu siempre serás mi niña. Eso fue un mal entendido y como tal lo tomamos. No te preocupes, ya verás como cuando lo recordemos nos vamos a reír de todo esto- le digo- pero creo que será mejor no decirle nada a mamá así no se disgustará ¿Vale?.
-Si, gracias por ser tan bueno.
-No lo soy, simplemente te quiero y ahora a la ducha- le digo mientras la pongo en pie y le empujo suavemente a la ducha.
Me quedo en el baño para acabar de ducharme y empezar a afeitarme y mientras la veo por el espejo que se desnuda. Jamás me había fijado en ella y al ver como se baja su braguita y recordar lo de la cama, me empiezo a calentar y la polla recobra vida. Me pego al lavabo para que no se vea ya que la mampara es completamente trasparente y agarro la espuma de afeitar mientras no le quito ojo. Veo como se enjabona el cuerpo y me fijo en sus pechitos que aun no crecieron, solo se le notan los pezones y me imagino que si sale a la madre los tendrá super sensibles. Al darse la vuelta y coger el gel se inclina hacia adelante y deja en todo su esplendor esas nalgas pequeñitas y duras y le puedo ver ese conejito cerrado.
-Joder-pienso-¿que coño estoy pensando?. Es mi hija por Dios. Soy un depravado, que es una niña, coño.
Eso es lo que pensaba pero mi polla seguía dura como estaca y con la toalla alrededor de la cintura parecía una tienda de campaña. En eso miré por el espejo medio empañado y vi a mi niña mirando y la pillé con la mano en lo que parecía se entrepierna. No podía estar seguro ya que estaba de medio lado, pero lo parecía y eso me puso cardíaco. Acabé lo mas rápido posible y salí para cambiarme a mi habitación. A los pocos segundos apareció ella, aun secándose, con el pelo mojado, mientras yo estaba sentado en la cama, acabando de ponerme los calzoncillos.
-Papi, quiero preguntarte algo pero no quiero que te enfades- me dice con la cara ser
-Venga, suelta- le digo mientras me pongo en pie y me aplico el desodorante.
-Mira, te note el pene duro y...- En ese momento me di la vuelta y me empecé a enfadar pero antes de decir nada continuó-. Espera, no digas nada, dejame hablar. Se toda la teoría pero no había visto nunca ninguno al natural y la verdad, me pareció enorme y yo me preguntaba como hace mamá para... eh... caramba, ya sabes.
El enfado se me pasó enseguida al ver a mi hija tan cortada. Ella, que no conocía la vergüenza, por fin se cortaba con algo. Me gustaba verla así, roja como un pimiento y cortada tanto que no sabía como continuar.
-No cariño, no se lo que quieres decir- le digo con media sonrisa al tiempo que me ponía unos vaqueros-.Si me lo explicas a lo mejor te puedo responder.
Ella me mira a la cara y al ver mi sonrisilla se da cuenta que la estoy vacilando y poniéndose en pie se marcha a su habitación toda ofendida diciendo:
-Si no me lo quieres decir, no te preocupes que ya me enteraré por otro lado.
Me echo a reír y me siento bien por fin. La verdad que esa cría me estaba poniendo en apuros pero al final conseguí que se retirase. Mientras acababa de vestir me di cuenta de lo último que dijo: me enteraré por otro lado. Dejé de reírme de repente pensando en esas palabras y sin colocarme la camisa me dirigí a su habitación ;esta se encuentra al final del pasillo y al acercarme, vi que la puerta estaba entreabierta y oí unos sollozos. Pensando que lloraba fui a abrir la puerta pero por la rendija vi que mi niña, mi pequeña hijita, se encontraba encima de la cama con la toalla tirada a sus pies y una de sus manos recorría su cuerpo. Me quedé quieto observando como una de sus manos se introducía entre sus piernas mientras la otra tiraba de sus pezoncitos, los cuales se encontraban completamente erectos.
-Joder- pensé- se está masturbando. Mi hija se está haciendo una paja en su habitación a pocos metros de la mía y no sabía que hacer. Opté por marcharme y dejar que acabe pero en ese momento llegó al clímax, su espalda se arqueó y cerró las piernas atrapando su mano entre ellas al tiempo que murmura:
-Si papi, siiiiii, así papá, por dios no pares, hazme gozar.
Casi caigo de culo al oírla. Mi polla se puso tiesa en un momento viendo como se relajaba, como un hilillo de saliva le caía por la comisura de la boca y una sonrisilla aparecía en su boca mientras la mano que tenía en su pezón lo retorcía.
Volví a mi cuarto y me senté en el borde de la cama. No sabía que hacer y cuando estaba pensando en eso entró mi niña.
-Pero papá,¿ aun sigues así?.¿A que esperas para acabar de vestirte?. Tenemos que salir a comer.
La miré y lo único que conseguía ver era la escena que pocos minutos antes había observado en su cama y lo que es peor, estaba terriblemente excitado. Si había algo que me ponía desde siempre era el incesto.
-Papi,¿Que, acabas o no?.
-Sara cariño, no me encuentro bien.¿Te importa si pedimos una pizza y nos quedamos en casa?.
-No papi.¿Quieres que vayamos al médico?.-Me pregunta mientras se acerca con cara de preocupación.
-No te preocupes. Simplemente estoy un poco cansado. Nos quedamos ahora y luego nos vamos al cine, si te parece bien.
-Claro, tonto.- Me responde sonriendo- pero no pediremos nada. Voy a la cocina y hago algo de pasta.
Y allá se fue aun en ropa interior, yo no podía dejar de pensar en los jugos de su coñito resbalando por sus muslos.
Acabé de vestirme y me fui a la cocina por si necesitaba ayuda. Al verla con el delantal puesto y solo con unas braguitas me recordó tanto a su madre que me ponía malo y me fui a ver la tele al salón. Ella acabó y comimos en la cocina. Cuando estábamos a punto de acabar y mientras le cogía un poco de helado para Sara, me dice:
-Bueno, y ahora me vas a responder a la pregunta de antes.
-Cariño mira. Yo quiero responderte a todo lo que tu quieras, pero entiende que esa es un pregunta muy personal para hacérsela a un padre.
En el momento que estaba diciéndole eso, una idea pasó por mi cabeza y al acabar el café le digo:
-Mira Sara, se que estás en la edad de hacer ese tipo de preguntas, aunque me gustaría saber cuantas de tus amigas se lo preguntan a sus padres.
-Papa, ninguna de mis amigas tiene la relación que tengo yo con vosotros.
-Bien cariño, mientras tu colocas esto en el lavavajillas, me voy a acostar para tener fuerzas para la tarde.
-Sin dejar que respondiese, me fui a la habitación pensando en lo que iba a hacer, si no me estaría pasando. Pero al estar tan caliente decidí que sí, lo iba a hacer. Esperé unos minutos y agarrando uno de los CDs que Anabel y yo teníamos me fui al salón donde se encontraba ella.
-Bien, espero no arrepentirme- le digo- toma y tendrás la respuesta que quieres. Me voy a dormir, no me despiertes que ya pongo yo el despertador.
Me miró extrañada y cogió el CD. Yo me fui y cerré la puerta con un poquito de fuera para que se enterara y volví para ver que hacía. En ese momento estaba metiendo el CD en el reproductor y se acostó en el sofá dándole al play. Vio como su madre se despojaba de la ropa en nuestra habitación y se metía en cama y a los pocos segundos aparecí yo completamente desnudo y la polla tiesa. Sara levantó la cabeza y miró al pasillo, me escondí en el baño y se aseguró de que mi puerta estaba cerrada. Volvió al sofá y volvió a darle al play para ver como me acercaba a la cama y Anabel me agarraba la polla.
- Ven aquí cariño, ven que te voy a hacer una cosita que te gusta mucho – me dice al tiempo que se lleva la polla a la boca.
Al tenerla tan gorda, no le entraba toda en la boca, pero solo la forma que tiene de chuparla me pone malo y por lo que veía a Sara también. Acababa de meter su manita entre la braga y su coñito y empezaba a acariciarse. Yo, a estas alturas estaba completamente empalmado viendo el espectáculo de mi hija masturbándose mirando como su madre me chupaba la polla.
-Aaahhh papi ,me gusta ,sigue así- murmuraba mi pequeña al tiempo que se quitaba las bragas para frotarse mas fuerte. En ese momento la madre se estaba poniendo a cuatro patas y yo acercándome por detrás se la enchufaba con fuerza por su coño al tiempo que ella resoplaba.
-Así Elias, así, dame fuerte como sabes que a mi me gusta, dame cabrón hasta el fondo.
Sara al oír a su madre paró un momento la mano viendo como toda la polla entraba en su coño y cuando vio que su madre se corría abrió las piernas al máximo y castigando su clítoris se fue ella también. Me fui hasta la puerta de mi cuarto y abriendo la puerta la volví a cerrar para que me oyese y volví sobre mis pasos al salón. Al llegar vi como sus bragas se encontraban en su sitio y el video no estaba colocado y acercándome la mire a los ojos y le pregunté.
-¿ Que cariño, ya sabes como funciona eso?.
-Si papi- me responde a la vez que se tapaba con una manta- y es sorprendente.
- Bueno, si tienes alguna pregunta mas es mejor que la hagas ahora- le digo.
-No, creo que no. Bueno, si. Me puedes decir si se siente muy diferente de hacerlo uno mismo a hacerlo con otra persona.
Joder con la cría, tiraba a matar y con quince años.
Bueno cariño, solo te puedo decir que es como comparar una hamburguesa con un solomillo. Las dos cosas se comen pero son completamente diferentes.
Se echó a reír y diciéndome que lo entiende perfectamente, se levanta para dirigirse al baño y cierra la puerta. Mientras yo sacaba el cd del reproductor y me lo llevo a mi cuarto y a los pocos segundos se acerca mi niña para pedirme un favor:
-Papi,¿Te importa que hoy no salgamos?, es que estoy bastante cansada.
La miré y sonriendo le digo que sin problemas, que no se preocupe. Nos fuimos a ver la tele y me llamó un vecino para ver si quería tomar algo.
-Sara,¿te importa que baje a tomar algo al bar?.
Para nada papi. Yo voy a descansar un poco, aquí tirada.
-Bien ,estoy en el café de abajo, por si quieres algo- le digo al tiempo que me levanto.
Salgo a la calle y mientras tomaba algo recordaba cuando tenía quince años y me escondía de mis padres para pajearme y se me ocurrió que a lo mejor mi niña hacía lo mismo, y así disculpándome con mi amigo a los quince minutos estaba delante de la puerta de mi casa abriéndola sin hacer ruido y entrando en casa. No se escuchaba nada y caminé sigilosamente hasta el salón. No estaba allí y me dirigí a su cuarto y tampoco se encontraba en ella. Al ir hacia el baño oí como Anabel gemía en alto y me detuve. Mi habitación, pensé y me dirigí a mi cuarto sin hacer ruido. Abrí y me encontré a mi hija pajeándose con fuerza mientras visionaba de nuevo el cd que había dejado en la mesilla. Desnuda y tocándose me dije que esa era la oportunidad y no pensaba dejarla marchar. Me desnudé y con la polla tiesa me acerqué a la cama. Al estar la puerta detrás del cabecero no me vio entrar y pude acercarme hasta estar a su lado. No estaba mirando la tele, pero con los gemidos le llegaba para excitarse y cuando creí que estaba a punto de venirse, me agaché e hice algo que a su madre la vuelve loca: Agarré un pezón con dos dedos mientras el otro lo agarraba con la boca y mordisqueaba dándole al mismo tiempo unos lametones.
-Diosssss... papi. ¿Que me haces?- suspiraba al tiempo que su mano se movía con fuerza como si quisiese arrancarse el clítoris- me gusta, me corrooo, me voyyyyy...
Y así fue. Se vino de una manera maravillosa. Sí ,es cierto que estaba muy excitado pero sobre todo estaba muy contento por el placer que le estaba proporcionando a mi hija. Abrió sus ojos y me miró con felicidad y le digo:
-¿Que cariño, solo con esto, has notado alguna diferencia al hacerlo tu sola?.
-Buff- resopla- no puedo imaginar como será al completo.
Me pongo de pie y es cuando observa que estoy desnudo y mirando la polla, y sin sacar la mano de su conejito, comienza a acariciarse casi sin darse cuenta. Con la cara seria le pregunto:
-Solo te lo voy a preguntar una vez y me respondas lo que me respondas no volveremos a hablar de ello y por supuesto, a tu madre ni palabra, ni a tus amigas ni a nadie. Jamás, me oyes, jamás.
Y cogiendo aire le digo:
-¿De verdad quieres saber lo que se siente con otra persona?.
Una sonrisa asoma a su cara y me dice:
-Si papi, si, por supuesto. Y no te preocupes, jamás diré nada a nadie y no volveremos a hablar de esto.
Acercándome a ella le acaricié la cabeza y le dije:
-¿Sabes que eres mi hija, lo tienes claro, verdad cariño?.
-Lo se, papá, claro que lo se. Y también se que eres la mejor persona para enseñarme- me dice mirándome a los ojos y sonriendo tímidamente.
Bien, ven conmigo a la ducha- le digo agarrándola por la mano y conduciéndola al baño. La metí en la bañera y comencé a lavarla. Era algo que había echo muchas veces en estos años pero nunca de esa manera. La limpié con cuidado y con la esponja le froté el cuerpo parándome en sus pechitos y cu conejito; ahí la acaricié con cuidado y amor. Verla apoyada en la pared al tiempo que la acariciaba, con los ojos cerrados y su carita tan preciosa me dieron ganas de llorar, pero no de pena, si no de amor. Creedme si os digo que jamás creí que darle placer a mi hija me iba a hacer sentir tan bien. Siempre supuse que los que hacían esto eran degenerados, pero ver a mi niña disfrutar de algo que ella misma me había pedido era algo que me llenaba de una forma que nunca creí que fuese posible. A los pocos minutos empezó a jadear un poco mas fuerte y paré para secarla.
- No pares papá, por favor, no me dejes ahora- me dice con la cara roja como la grana.
-Tranquila chiquilla, tranquila, que lo único que hemos hecho ha sido empezar- le respondo- ahora sal que termino de secarte.
Sacándola de la bañera, le frote el cuerpo con la toalla. Para cuando acabé, me quedé un rato admirando ese cuerpo de adolescente-mujer, esas tetitas que apenas resaltaban sobre su cuerpo y ese culito duro y respingón, y besándola en el cuello la acompañé al dormitorio de nuevo. La tendí sobre la cama y le dije:
-No quiero que hables, solo que sientas.
Empecé a acariciar sus mejillas y acercándome la besé en los labios, empecé muy suave ya que quería que sintiese toda mi boca y mi lengua. Con mis manos acaricié sus pezones haciéndola jadear. No podía dejar de mirarle la cara, era algo que jamás hubiese imaginado: follar con mi hija. Aunque en el fondo, para mi, no estaba follando; ¿que padre no le da placer a su hija, pudiéndolo hacer?,¿que padre no hace que su hija se sienta bien, sobre todo cuando es ella la que lo pide?. Con una mano la fui acercando a su coñito, acariciando su pubis, casi limpio de vello, y note que estaba completamente empapada.
-Venga papi- me dice con voz melosa- eso lo se hacer yo también, hazme algo que yo no pueda...
En ese momento aproveché para coger uno de los vibradores de mi mujer, lo había puesto a mano y era uno de los mas pequeños pero a Anabel el que mas le gustaba. Pequeñito, rosado y con fuerza, fue apoyarlo en su clítoris y abriendo los ojos como platos me dice:
-Papiiiiiii... Dios,¿ pero que me haces?, jamás he sentido nada igual, por favor no pares.
Todo su cuerpo se arqueaba como si buscase el roce mas intenso con el aparato pero yo no pensaba dejarla y lo separaba de su coñito para no hacerla daño ni que se viniese demasiado pronto, ya que aunque se trataba de que disfrutase, yo también necesitaba desahogarme, sobre todo tal como estaba ahora.
Mirando su cara vi que disfrutaba muchísimo y decidí que la próxima vez le iba a regalar un aparatito de estos para ella y que lo disfrutara ella sola. Cuando creí que estaba lista, separé el vibrador y cogiendo sus tobillos con mis manos, metí la cabeza en su coño, que realmente estaba empapado como pocos había visto.
-Cuando crezca, va a ser una putita de cuidado- pensé sonriendo, y me apliqué a darle todo el placer que pude con mi lengua y mi boca. Lamí, chupé y mordisqueé al tiempo que mis manos masajeaban sus pezones, haciéndolo igual que a su madre; y por lo visto tenían los mismos gustos, se corrió como una fuente, mojándome la cara con sus jugos y con unos espasmos que nunca le vi a nadie, excepto en las pelis porno, pero jamás al natural y en ese momento no pude aguantar mas y levantándome me pajeé encima de ella y no tardé ni cinco segundos en llenarla la barriga y pecho de lefa calentita. Jamás había tenido una corrida como esa, con tal cantidad de leche, parecía que le había tirado una tarta de merengue encima y en ese momento abrió los ojos, que hasta ahora los tenía cerrados, y se vio manchado y mojada, y me vio a mi jadeando por la gran corrida y con la polla aun dura entre mis manos.
-Papa, nunca creí que se sintiese esto. Es increíble, pero yo quería notarte dentro. Saber lo que siente mama cuando hacéis el amor, aunque reconozco que esto es asombroso.
-No te preocupes que ahora viene que lo estabas deseando- y así con la misma me coloqué entre sus piernas y apuntando con la polla a su coñito aún virgen, aunque le quedaban segundos, la fui acercando y apoyando el glande la metí poco a poco para causarle el menor daño posible.
-Cariño- le digo- te va a doler un poco, pero intenta relajarte y ya veras como en unos minutos el dolor se convertirá en placer.
La fui introduciendo poco a poco sin condón ya que como dije antes soy estéril y no había ningún tipo de problema. Llegué a su himen, pero mi polla es muy gruesa e iba despacito, no quería que fuese traumático para ella y me detuve para que se acostumbrara al grosor.
-¿Duele cariño?.
-Si papa, mucho, pero por favor no pares- me responde.
-Tengo que hacerlo niña. No tenemos prisa y veras que dentro de poco la tienes dentro enterita.
Me sonríe, pero noto como su cara se contrae por el dolor y estuve a punto de quitarla pero ella con un movimiento de cadera instintivo se la metió toda de una vez y con un grito me dice:
-Ni se te ocurra quitarla, papá, ni se te ocurra- tenía la espalda completamente recta y mi pollón dentro. Joder con la niña. La primera vez que lo hice con su madre, le costó mas acostumbrarse a ella y esta cría en un momento se la tragó toda. Me quedé completamente quieto, esperando que se acostumbrara al intruso que por primera vez tenía dentro y al mirarla a los ojos solo tuve que acariciar con una mano sus tetitas al tiempo que con la otra le rocé el clítoris, y se corrió. Si las anteriores habían sido abundantes esta fue espectacular. Mojó las sabanas y mis huevos, e incorporándose me abrazó mientras temblaba como una hoja al viento. Incliné la cabeza y la besé mientras se recostaba nuevamente diciéndome:
-No puedo mas, papi, estoy rota y me duele todo, pero soy la persona mas feliz del mundo.
Pensé en seguir follándola, pero no lo hice. Estaba rota y aun era una niña. No quise que le doliese mas, y saliendo de dentro con mi polla tan dura como jamás la tuve, la dejé descansar, poniéndome a limpiarla un poco. Aun nos quedaba día y medio antes de que regresase mi mujer y el segundo polvo(que habría segundo y puede que tercero) sería mucho mejor que este, por lo menos para mi.


Mario.viajero

lunes, 14 de noviembre de 2011

Mi vida secreta ( La orgia esperada )

Había pasado casi un mes desde lo ocurrido con ese desconocido y mas de una semana que mi amigo había regresado de sus vacaciones , cada día que pasaba era mas grande la necesidad de estar con un hombre , pero nadie debía notarlo y mucho menos Romina , no sabia como hacer para que mi amigo Dany se ocupara de mi , si bien era cierto que el sabia que cada día me calentaban mas las vergas debía parecer que eso venia acompañado de un placer monetario .
No me aguante más y lo llamé.

- Hola Dany , ya llegaste? pensé que no habías vuelto
- Hola que te pasa estas necesitada de verga
- Sabes muy bien que no es mi mayor necesidad
- No? Ah cierto la puta cara tiene necesidades caras y hace casi dos meses que no tiene entradas , eso es lo que creo
- Siiiiii!!! Que te pensas que soy?
- Una putita o me equivoco?
- Bueno si, pero tampoco tan así
- Que necesitas plata o verga?
- Ambas
- Queres que vea si algún amigo esta interesado?
- Bueno fíjate
- Por que si lo que queres es verga te doy
- No seas tonto y sacate las ganas con tu nueva novia
- No te la cojerias
- Si!!! tiene un culo hermoso y unas tetas de locura
- Si la convenzo dejo que te la cojas
- He decidido aceptar
- Aceptar que?
- Aceptar
- Estar con mi novia?
- No tonto lo de tus amigos
- Por eso era la llamada?
- En cierto modo si
- Te estas poniendo cada vez mas puta
- Que día podes

Romi había empezado a trabajar 4x2 y le contaba eso , trabaja cuatro días y descansa dos pero que eso no era todo ahora entraba mucho mas temprano y salía de casa alrededor de las cuatro y media de la mañana , le pregunte si a eso hora estaba bien y me dijo que excelente , que al otro día me daría la dirección a donde debía ir y que día .
El día era el miércoles mejor dicho madrugada del jueves los muchachos todos los miércoles se juntaban a jugar a la pelota , cenaban y se quedaban divirtiéndose hasta casi la madrugada del otro día , sus esposas o novias no sospecharían de su trasnochada .
La dirección correspondía a un edificio de departamentos de Lomas de Zamora .
El día anterior había quedado con Romi que la alcanzaría hasta la estación para que se tomara el colectivo ,y yo en vez de quedarme hasta tarde a terminar unos trabajos que por supuesto era todo mentira iría a la oficina mucho mas temprano , salimos pasadas las cuatro y media y en 5 minutos ya estaba en la parada , esperamos juntas en el coche la llegada del colectivo , al verlo venir se bajo y yo Salí hacia mi destino no muy lejos de donde estaba unas 12 cuadras , estacione el auto y me cruce al departamento .

Al llegar al departamento toque el portero , me anuncie y desde arriba me abrieron , subí al ascensor junto a un joven que me desnudo con la mirada , llegue al 7mo y baje a mi derecha el departamento “ C ” apenas sonó el timbre y se abrió la puerta , Dany me esperaba junto a la entrada , en una efusiva bienvenida me parte la boca de un beso .

- (D) Veni Jessy que te presento a los chicos
- (J) Bueno
- (D) Cristian , Fernando y Alejandro
- (A) Es hermosa mejor de lo que nos contaste
- (C) Esperemos que en la cama sea igual de impactante que su figura
- (D) No mejor todavía

Mi trajecito de secretaria los había vuelto locos , Fernando no mencionaba palabra pero me miraba con todas las ganas de empezar ya , se acercó a mi y empezó a besarme , su mano no tardo en llegar a mi entrepierna el solo roce me provocó escalofríos , me sentó en un sofá separo mis piernas y se introdujo entre ellas , corrió mi tanguita y con su lengüita comenzó a hacer estragos , en apenas unos segundos me estaba desarmando , volvió a juntar mis piernas para quitarme la tanga y apenas toco la alfombra mis piernas se abrieron automáticamente no podía esperar mas ese tipo sabia muy bien como deleitar a una hembra , la pollera estaba completamente en mi cintura , que rico se sentía su lengüita , me estaba trastornando , sus deditos entraban y salían de mi conchita sin ningún impedimento , estaba empapada , Cristian desde atrás del sofá comienza a besarme el cuello y a acariciar mis senos fue desprendiendo mi camisa hasta desabotonarla por completo levanto mi brasier y se dedico a mis pezones a los pocos minutos mis lolas eran vorazmente comidas por Cris y mi conchita cada vez mas empapada , Fer seguía produciéndome espasmos , era la mejor mamada que me habían dado , jamás me había imaginado que fuera a estar disfrutando tanto de lo que estaba haciendo , mis dudas por venir se estaban convirtiendo en un delirio por no detenerme nunca , Alejandro tomo mi mano y la llevo a su verga para que le diera un poco de placer .

- (F) Vení Jessy vamos a la pieza que vas a estar mas cómoda
- (J) Por 2 horas soy toda de ustedes
- (F) Te voy a dar una chupada de concha nena que no vas a querer irte mas
- (J) Si me estas matando con esa lengüita
- (F) Vení putita que cuando estés que explotas te voy a dar la mejor cojida que te hayan dado

Al llegar junto a la cama dejo caer mi falda me quito la camisa y el sostén que para ese momento ya no cumplía con su función .
Me senté en el borde de la cama y Fer me recostó, volvió a meterse entre mis piernas y me devoro la vulva mmm , estaba por llegar a mi primer orgasmo Ale y Cris se habían apoderado de mis lolas

- Ahí si, si , si me vengo mmmmmmmmmmm que rico seguí no pares masssssssss .

Llegaba a mi primer orgasmo Fernando me había puesto de la nuca después de derramar parte de mi néctar Fer se acostó en la cama y me pide que lo monte , su verga era muy tentadora no se si descomunal pero si mas que suficiente para una lesbiana venida a puta , después de colocarle un condón , suavemente la fui introduciendo en mi conchita unos 25 cm y mas de 4 de espesor estaban completando lo maravilloso que había sido con su lengüita , me la enterré hasta el fondo era la mejor y mas deliciosa verga que jamás me había comido , Cristian se arrodillo a mi lado y coloque su trozo en mi boca mucho mas chica que la de mi monta , sentí una mano apoyarse en mi espalda y llevarme hacia delante , recordé esa noche en el club nocturno y no me equivoque , Ale ensalivo mi culito metió 2 de sus deditos tan fácil como lo hubiese echo en mi conchita y después de colocarse un profiláctico , calzo su verga en mi ano , después de nada de esfuerzo estaba nuevamente con una doble penetración pero esta vez también tenia una mas en mi boca , Cristian se vino en mi boca aceleré mi mamada para no permitir que su instrumento perdiera su esplendor , Ale dejo mi colita y subió a la cama para darme mas lechita , esta gatita estaba ansiosa por seguir tomando su alimento , derramo su esperma en mis senos y lo que quedo en su verga se lo limpie con mi lengüita , Fernando siguió aguantando mi montada hasta donde pudo y se vino mientras yo no detenía mi cabalgar .
Dany me observaba desde un sillón sin poder creer lo que estaba viendo , su amiga se había convertido en una verdadera puta , y era empalada por sus tres amigos , era el turno de Cris me cocolo en cuatro sobre la cama y me la enterró sin compasión en mi cuevita

- mmm papi que linda verga que tenes
- Si puta , y te voy a romper bien el culo
- Mmm si rómpemelo todo cojeme

Me penetro el culito y tomo mis tetas , me las estrujaba tan fuerte que me hacia doler , mientras Cristian me así suya Ale y Fer se masturbaban tratando de recuperar la erección los cuatro estaban un poco alegres por lo que habían bebido y Dany creo que mas desde hacia rato venia bebiendo wisky mientras me observaba , después de que Cris volviera a acabar lo miro a Dany con muchas ganas .

- Y vos papi no te vas a coger esta putita
- No!!! Demasiado puta resultaste .
- Que soy demasiado arrastrada para que me coja el señor , oh le sos fiel a la putita de tu novia que seguro alguno de ellos también se la paso .
- Queres que te coja perra voy a llenarte la conchita de leche puta .
- No , no sin forrito no
- No? queres que te coja? Te voy a coger yegua

Me tire en la cama y separe las piernas

- así te gusto , bien abiertita de gambas

Me tomo de las piernas y las puso en sus hombros, y cuando sentí que me la estaba metiendo trate de zafarme , no así no, le dije , sin forro no , sus amigos me separaron las piernas y Dany me enterró esa delicia hasta el fondo .

- Como gemís puta si te morías por sentir mi lechita en tu conchita
- Si Danyyyy acábame dale cojeme lléname toda si , si siiiiiiii

Ahí si me vine hermosamente un interminable orgasmo que se estiro mas al sentir que se derramaba dentro mío , me llene de convulsiones y le pedí a gritos que no se detenga Alejandro ocupo el lugar de Dany y al igual que el ya no se cuido y en apenas 5 minutos ya me habían vuelto a llenar la conchita de leche con menos intensidad que mi amigo pero con la misma delicia que el anterior , era inevitable que Fernando también quisiera su lugar y eso fue lo que hizo ya no me reúse a nada aunque antes solo fue una insinuación Fer encogió mis piernas y ya solo los dos , por que el resto estaba bebiendo ,muy suavemente me la fue metiendo , que rico se sentía lo anterior había sido todo euforia y arrebato y ahora sentía la suavidad y la dulzura llenándome la chuchi , mmm , temblaba de placer que rico se sentía ser cojida así suave y lento , su verga entraba y salía de mi vulva con mucha delicadeza , un puntazo y se apoderaba de mi culito , sentía su instrumento operar por momentos en mi argolla y en otros por mi parte trasera ,sentí acelerar , su ritmo y ya solo ocuparse de mi culito , con sus dedos empezó a deleitar mi clítoris y en el mismo momento en que explota y llena de semen mi puertita trasera yo estallo en un nuevo orgasmo , quedo sola tendida en la cama rendida de cansancio , ya eran mas de las 7 y en un rato debía irme , sin mediar palabra tome mi bolso y me dirigí al baño , mientras me duchaba sentí abrirse la puerta , gire y sin dudarlo dije , ya se termino todo, al mirar era Dany , que me decía

- Ya se mi amor mira lo que te traigo
- Mmmm
- Queres la platita , me la vas a tener que pedir de rodillas
- Dale bobo
- Que bobo , no queres las 4 lucas
- Por eso vine
- Jaja escusas , arrodíllate

Mientras el pelaba su pija yo me iba arrodillando estuve mas de 10 minutos mamándole la verga hasta hacerlo acabar, su venida fue considerable y casi me ahoga ,pero me trague hasta la ultima gota me ayudo a levantarme me beso sin importarle que aun tuviera vestigios de su semen , doblo el dinero y lo guardo en mi bolso , me guiño un ojo y se fue , sin antes decirme que sobre una silla en la puerta del baño estaba mi ropa , termine de ducharme me seque me puse un nuevo conjuntito de ropa interior que llevaba en mi bolso y salí , en la puerta estaba mi ropa , termine de vestirme y me dirigí a la sala , ahí estaban los 4 sentados esperándome , los salude a cada uno con un beso en la mejilla , y Dany me abrió la puerta , les deje la ropa interior con la que había llegado y me fui.
Al llegar al auto me siento cierro los ojos y apoyo mi cabeza en el respaldar , mi vida había cambiado si bien amaba a Romi disfrutaba inmensamente de mi vida secreta , el ser una putita cara ya era una necesidad .

La señorita misteriosa

WWW.porneias.com.ar video

jueves, 16 de junio de 2011

Mi vida secreta ( Con un desconocido )

Seguramente todos me recordaran mi nombre es Jessica tengo ya 22 años pelo rubio , 1,73 m de altura y 90-60-91 son mis medidas , ojos verdes .
Para recordarles o contarles a quienes no saben hace un tiempo estoy en una relación less pero me he tentado con algunas aventuritas heteros , y de apoco me fui transformando en toda una puta cara que un amigo se encarga de vender a cambio de algunos favores corporales .
Como todas las mañanas salí rumbo a la oficina pero con la mala suerte que mi coche no arranca y no me queda otra que salir hacia mi trabajo en colectivo , después de caminar 4 cuadras hasta la parada , suelo salir cómoda y cambiarme en el trabajo y tiempo para volver a cambiarme ya no tenia , el hecho solo de tener que viajar en colectivo me haría llegar tarde lo único bueno que hoy mi jefa iría recién después del mediodía , llevaba una minifalda negra acampanada una musculosa fucsia muy escotada y unas sandalias que si debí colocarme para no quedar tan ridícula en zapatillas , el rose de mis piernas me fue trayendo algunos pensamientos a la mente y el haber pasado una noche muy tranquila me tenia algo inquieta , llegue a imaginar que un auto se acercaba a mi y se ofrecía a llevarme claro a cambio de un buen favorcito , pero se me destrozo esa ilusión al ver llegar el colectivo , huí que mal lleno por completo ni un lugarcito y yo una hora de viaje mínimo , aplastada como ganado ,puse las venditas moneditas y claro como todos renegar con las que la vendita maquina no toma y debemos cambiar , después de ese engorroso tramite me dirijo como puedo hasta el fondo donde tomada a un pasamanos cierro los ojos y empiezo a dormitar , casi sin darme cuenta mi imaginación empieza a volar recuerdo esa noche cuando me entregue a Gonzalo después de tanto tiempo sin estar con un hombre y a partir de ese día empezar a entender todo lo que disfruto siendo tan puta y lo excitante que es hacerlo a escondidas mmm que rico recuerdo hasta siento su verga rozando mi culito , como desearía estar con el en este momento sentir toda su pija penetrándome haciéndome suya , gimiendo como loca pidiéndole a gritos como esa ves que me coja por el culito mmm como puedo estar así tan caliente tan desesperada ,abro los ojos y nodo que ese rose no es de mi imaginación alguien a quien no alcanzo a ver me esta apoyando y creo que se dio cuenta que lo estoy disfrutando porque su apoyada es cada vez mas evidente , el movimiento del colectivo me va poniendo cada ves mas hot y el sentirme mas apoyada mas apretada a el me hace imaginar cosas casi imposibles , siento su mano rosar mi pierna y me quedo estática , asombrada , esperando mas no se pero esperaba que el actuara , pero su mano sigue ahí solo tomándome la pierna como si el también esperara que yo reaccionara me tiento a tomar su mano , para llevarla a mi entrepierna
Pero no , trato de girar y ver a mi oportuno servidor que en ese mismo instante lleva su otra mano bajo mi falda ,acariciándome sobre mi tanguita veo a quien me esta enloqueciendo y acepto su aspecto me gusta y cada instante estoy mas excitada , siento que me dice su nombre; Ezequiel , yo no le doy el mío el lleva su dedo a mi chuchi y en un suspiro le digo Jessy , Jessica ,siento su mano acomodar su bulto en mi zanjita bajo mi pollera pero sobre mi diminuta tanga su pantalón es casi imperceptible su mano llega a mi conchita y me penetra , mis jugos se hacen mas intensos , mi calor es agobiarte y el estar disimulando en el colectivo ya es casi imposible tomo su miembro en mis manos y le improviso una paja , ambos estábamos a full y el destino final estaba pronto no sabia que hacer , si hacerle acabar o buscar la manera de que esto siga en otro lugar , mi respuesta llego en el momento justo .

- En la próxima parada es tu entrada al placer así que anda preparándote para bajar
- Entonces toca el timbre pero del colectivo , porque el que estas tocando ya están atendiéndote
- Baja gatita hermosa

Me aprieta el culo casi a la vista de todos y me invita a bajar , estaba empapada hacia alrededor de un mes que no lo hacia con un hombre y las ganas me habían llevado a esto ni se me ocurrió pensar en insinuarle que mi cuerpo tenia un costo solo quería gozar sacarme la calentura que tenia y esta era la mejor manera un desconocido en un lugar que difícilmente vuelva a transitar .
Al bajar me toma de la cintura y me dejo llevar era casi obvio el lugar a donde iríamos pero igual pregunte

- A donde me llevas
- A donde crees que vamos
- No se , vos decime
- Pero si te imaginas lo que vamos a hacer
- Por supuesto después de lo del colectivo no quedan dudas
- A un hotel gatito hermoso
- Gatito ..? no pensaba cobrarte hoy estoy de oferta
- Si me di cuenta que estas mas que de oferta… de regalo
- Jeje , si supieras lo que cobro

Bajamos en la calle Pavón en constitución y caminamos unas cuadras

- No me digas que trabajas de puta
- No pero tengo amigos a los que les cobro los favores
- No deseo favores , tomare el servicio gratis
- Hoy es por placer amor , soy toda tuya
- Toda?
- Ajam por completo
- Y yo que casi me quedo durmiendo
- Uhi te hubieses perdido esta gatita que esta mimosa y muy mojadita
- Jessy me dijistes no?
- Si así es
- Me encantan los nombres de puta
- No sos el primero que me lo dice

Siento su mano bajo mi pollera y su dedo colarse en mi conchita
Llegamos al hotel al 1541 de Pavón y entramos “ El Velero ”

- Queres ver la pija que estabas pajeando en el Bondi putita
- Si dámela que quiero terminar lo que empecé
- Me la vas a chupar nena?
- Claro hoy me siento muy putita, quiero que me des toda tu lechita
- El gatito quiere lechita?
- Si quiero toda tu lechita para mi

Me arrodillo frente a el y después de sacarle la verga empiezo a chuparsela me la tragaba toda saboreaba su cabeza con mi lengüita y me la volvía a tragar no duro mucho antes que se viniera lo tenia a full desde el colectivo y en algunos minutos ya me encontraba con la boca llena de esperma , su tibia y deliciosa leche corría por mi garganta alimentando mi sed de puta no me detuve hasta tener a mi gratuito cliente listo para continuar , su verga había flaqueado pero ya estaba lista para continuar me pare y mientras acariciaba su torso le besaba el cuello se quito los pantalones y su slip me dio vuelta y se coloco un profiláctico levanto la pollera y me quito mi tanga mientras acariciaba mis senos y levantaba mi sostén , guiaba su verga desde atrás hasta mi vulva una vez penetrada la mano que guiaba su miembro empezó a estimularme acariciando mi clítoris estaba excitadísima, no me aguantaba, siempre he sido gritona y hoy no seria la excepción mis gemidos se hicieron mas pronunciados

- Ahí si siiiii mas que rico ahahahah mmm si así toda dámela toda cojeme no pares
- Si puta te voy a coger toda grita pedime que te coja
- Ahí si cojete esta putita que estoy re caliente soy una calentona cojeme siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii no te detengas dale , dale que me vengo
- Quien se iba a imaginar que fueras tan puta?
- Ahí siiiiiiiiiiiiiiiiii siiiiiiiiiiiiiiiii ya ah ya siiiiiiiiiiii ahiiiiiiiiiiiiiiiii mmmm que rico

Y derrame todo mi néctar en un maravilloso orgasmo , mis manos apoyadas en la cama temblaban y mis piernas se quebraban no podía sostenerme y me deje caer en la cama me di vuelta , me quite la musculosa y deje mis pechos al descubierto , los senos fueron su próxima victima los mamaba como desesperado mientras yo soltaba el corpiño .

- Ponete en cuatro gatita
- Que me vas ha hacer amor
- Esa colita me tiene loco desde el Bondi y ya es hora que me la coja

Apoyo su verga en mi orificio empapado con mis flujos vaginales me fue refregando su trozo hasta ir sintiendo que poco a poco se introducía en mi culito

- Ahí , si que lindo
- Mmm putita que apretadito tenes el orto
- Tiene poquito uso
- Mejor así me vengo en tu colita puta
- Sisisisi , como me pusiste dame toda tu verga papi

Me fue meneando hasta que se corrió no sentía el mismo placer que antes pero me gustaba sentir su estaca en mi parte trasera una cachetada en mi nalga me hizo reaccionar

- No eso no porque se termina todo aca

Al tiempo que me daba vuelta , sin decir palabra me levanto las piernas cambio el profiláctico y me la enterró en la conchita nuevamente , sentía el entrar y salir de su verga ya no tan rígida como al principio pero igual la sentía entre mis piernas era algo excitante mis piernas sobre sus hombros y apunto de llegar a mi segundo orgasmo .pero tuve que esperar el estaba a pleno y quería otra cosa

- Veni puta que quiero llenarte esa carita hermosa de leche
- Ahí si mmm

Bajo mis piernas retiro el forro y se arrodillo a mi lado a masturbarse hasta venirse en mi cara ,sus gotas fueron cayendo en mi rostro en mis labios , con la lengua fui recogiendo el esperma que había caído en mis labios y en donde mi lengüita no llegaba , con mis dedos lo tomaba y lo llevaba a mi boca hasta limpiar todo mi rostro

- Tu turno papi para que me vuelvas loquita y te tomes mis juguitos
- Si putita te voy a secar toda esa conchita sabrosa que tenes
- Para secarla vas a tener que estar un largo rato porque ya estoy por estallar
- Dame esa conchita rosadita que te la quiero mamar toda

Entro entre mis piernas y mientras su lengua me llevaba a los cielos sus deditos destrozaban de placer mi chuchi y jugaba con mi colita me vine en un interminable grito y el coló 3 de sus dedos en mi culito y casi toda su mano en mi chuchi revente en espasmos y me derrumbe ya estaba satisfecha era el segundo hombre al que me entregaba solo por placer en mi nueva vida secreta, cada día disfrutaba mas ser puta , me bañe me arregle un poco , algo de maquillaje y salimos

- Te acompaño a donde ibas
- No esta bien me tomo un taxi
- Bueno cuando nos volvemos a ver
- Se acabó todo esta putita no coje dos veces con el mismo macho

Pare un taxi y fui al trabajo “ Esta putita no coje dos veces con el mismo macho” pero tres o cuatro como con Dany si .
A prepararse que en la próxima seguro les contare lo que paso con Dany y sus tres amigos .

La señorita misteriosa

jueves, 2 de junio de 2011

Mi vida secreta ( Mi cumple )

Mi nombre es Jessica hoy cumplo mis 22 años , yo soy de pelo castaño claro casi rubio 1,73 m de altura 90-60-91 ojos verdes y estoy en una relación lesbica hace un poco mas de un año pero en los últimos meses mi lado hetero me hizo ir haciendo cositas que nunca pensé hacer desde entregarme a un amigo por algunos favorcitos monetarios , el terminar en un hotel alojamiento con un amigo virtual , o mi mas fascinante noche de placer en un local , trabajando de prostituta , participando de un trio y con doble penetración ( mi vida secreta II ) y terminando en la cama de una amiga disfrutando de su experiencia , historia que seguramente les contare en otro relato .
Era un viernes por la noche que no vale la pena aclarar la fecha , festejaba mi cumple en casa solo con mis amigos mas allegados éramos 8 Mónica , su novio Braian , Marcelo , Alejandra , Daniel Hermano de Moni y novio de Patricia , mi noviecita Romina y claro yo .
Daniel es el amigo al que me refería , el de los favorcitos , siendo mas clara el que me venia dando verga en los últimos tiempos , y el que trataba de convencerme para estar una noche con el y unos amigos quizás termine convenciéndome un poco de dinero extra siempre viene bien .
Dany es apenas mas alto que yo y muy lindo para quienes saben apreciar la belleza de un hombre y ni que decir de su encanto escondido mmm.
Después de comer una picada ,con cerveza , fernet , y delicioso vino dulce nos fuimos alegrando mas de la cuenta y las locuras se hicieron presentes y con eso nuestro calor interno , sin que nadie lo notara Daniel empezó a meterme mano que sumado a las provocaciones de todos y los chistes subidos de tono me pusieron a mil , no sabia que hacer por un lado quería que parara y por otro que no se detuviera nunca ya no podía disimular mi excitación y solo siguiendo sus chistes disimulaba lo que pasaba .

- después nos vas a tener que soplar la vela Jessy
- ahí si claro es mi cumple es lo que corresponde
- ha me olvidaba te traje este paquete toma
- que hermoso paquete pero ese no se lo diste a tu novia en su cumple
- si el mismo pero hay para vos también

entre frases a doble sentido nos fuimos poniendo calentitos , algunos , porque Dany estaba para desvestirme sobre la mesa y comerme toda ,
debía salir de esa situación y nada mejor que ir por unas pizetas para cambiar el aire , estaban preparadas solo había que calentarlas en el horno que estaba caliente , no se si como yo pero lo estaba fui a la cocina tras pasar un pequeño pasillito que va desde la cocina al comedor ,busque las asaderas y puse las pizetas al horno cuando me agacho para poner las cosas al horno siento una mano que acaricia mi cola instintivamente la resfriego y la llevo para atrás con la otra mano levanta mi falda y la que me acariciaba corre mi tanguita un dedo se apodera de mi y me penetra y luego otra

- me tenes loco Jessy quiero cojerte ahora mismo
- ahí si cojeme que no aguanto mas, hay no que pueden descubrirnos
- no te preocupes que trabe la puerta
- no, no importa acá no

al instante sentía su verga penetrando mi conchita, yo apoyada en la mesada con las piernas abiertas y empapada de pasión tomo mi cintura y empezó a menearme , no paraba de resfregarmele

- hay si mmmm si dale
- como te gusta putita , cuanto te agarremos entre cuatro vas a gozar como nunca
- hay si , si , si no puedo esperar mas quiero ser tu puta y la de tus amigos
- como te gusta la plata y la pija puta
- me encantan las dos cosas , pero no te entusiasmes con estas cositas que no es para todos los días

comencé a acelerar mi respiración y el sus estímulos en mi clítoris , me estaba por venir , su verga se ponía dura como un fierro y empezaba a latir , pronto tendría su lechita en mi conchita

- hay si no aguanto mas

rempuje mi culito hacia el en el preciso momento en que se venia y su lechita llenaba mi chuchi , estalle mordí mis labios para no gritar , mmm que lindo es tener a alguien dispuesto a satisfacer tus deseos en el momento exacto.
Coloque las piceras al horno me arrodille y le dije que soplaría la velita metí su trozo en mi boca y comencé a mamarlo primero suave , después cada vez mas rápido , me detenía y le chupaba los testículos besaba su punta con mi lengua recorría su tronco y me la volvía a meter en la boca la saboreaba y tomaba los resto de esperma que le habían quedado de la acabada anterior cuando supuse que ya estaban las pizzas apure el ritmo hasta hacerlo acabar me trague toda su lechita , y satisfecha me pare acomode mi ropa tome las pizetas y otra vez al comedor , al otro día lo llame y acepte la propuesta que me había hecho , el y sus 3 amigos para mi solita por su puesto se había ganado el derecho a tenerme cuando el quisiera y en este caso para el esta nueva aventura seria gratis.
Esa noche no pude aguantarme y le pedí a Romy que me fuera ella quien me diera una buena cojida y aunque llegue a varios orgasmos me falto el tibio y dulce sabor de la lechita de un verdadero macho .

El video en http://www.porneias.com.ar/ultima//node/2181

La señorita misteriosa

jueves, 28 de abril de 2011

Experiencia para no olvidar

El viernes por la tarde llego María para pasar el fin de semana, nos apetecía mas pasarlo en mi pequeño pueblo marinero, es más tranquilo y en su playa no hay tanta gente como en el Puerto; al entrar en casa soltó sus cosas, nos abrazamos y nos fundimos en uno de nuestros cálidos y dulces besos interrumpido por mi madre.
- Haber parejita no me pongáis los dientes largos y decidme adiós que ya tendréis tiempo de arrullaros.
Se iba a pasar el fin de semana a Marbella con su amante así que le ayudamos a llevar sus cosas al coche y nos despedimos de ella.
Después de darnos un largo paseo por la orilla del mar y ver el atardecer fuimos a un bar de pescadores donde puedes comer cosas exquisitas pescadas pocas horas antes, nos divertimos mucho con un grupo de pescadores que había en el bar algunos me conocen desde pequeña y de otras ocasiones también conocían a María, son personas sencillas pero a nosotras nos gusta mucho hablar con ellos, si su filosofía de vida la aplicáramos a nuestra existencia el mundo sería un lugar donde se podría vivir sin pensar tanto en la ambición de poseer cosas materiales. Nos despedimos de ellos y sobre todo de mi amigo Curro, así se les llaman en el sur a los Francisco, pues Curro es un viejo pescador que esta prácticamente ciego voy muchas veces en su busca para llevármelo de paseo cerca de los pesqueros atracados, es donde mas le gusta estar y yo quedarme embobada con sus aventuras e historias vividas en la mar, quiero mucho a este viejito entrañable y bondadoso.
Nos fuimos para casa con el anhelo de estar solitas en nuestra intimidad, sentadas en el salón nos besamos durante largo tiempo hasta que el deseo nos llevo al cuarto a perder la noción del tiempo fundidas en nuestro amor.
El sábado nos levantamos temprano e hicimos miles de cosas, entre ellas nos pasamos gran parte del día en la playa, nos bañamos, jugamos y como siempre nos divertimos como niñas chicas, ante la mirada de los demás que pensaran que estamos locas, comimos en un chiringuito y cotorreamos sin parar hasta nos hicimos amigos de un matrimonio ingles que ayudamos a entenderse con el camarero después nos sentamos todos en la misma mesa hasta bien avanzada la tarde.
Después de la ducha y mientras nos poníamos el after sun, contemplaba a mi niña, me quedo extasiada viendo su linda figura, tan hermosa y sexi por las marcas del bikini, no puedo reprimir comérmela a besos.
Así pasamos el resto del sábado, entre besos, caricias y sintiendo los placeres que generosamente nos regala nuestro amor hasta que rendidas nos quedamos dormidas abrazadas y envueltas en nuestros aromas.
El domingo, muy temprano, sonó el móvil de María, una paciente suya que estaba ya fuera de cuentas iba camino del hospital para dar a luz, así que deprisa guardo sus cosas y se fue.
Despedí a mi niña y quedamos en llamarnos, frustrada de que se fuera de forma inesperada entre en la casa y ante una taza de te pensaba que hacer, mi madre no estaba así que ya se me ocurriría algo, al rato sonó el teléfono era María que me llamaba desde el coche, hablamos un poquito, pobre mía también estaba muy contrariada, quedamos en que me llamaría cuando saliera del parto.
El día amaneció con una ligera brisa de poniente estaba muy agradable, pensé en ir a buscar a mi amigo Curro para dar un paseo pero vino a verlo su hija para pasar el día, mis otras dos amigas sabía que no estaban por lo que me volví a casa y pensar que hacer, la rápida marcha de María me había dejado un poco despistada.
Como estoy sacándome el titulo de patrón podía aprovechar para dar un repaso, me fui para el muelle me gusta mucho sentarme en uno de sus bancos a contemplar el mar acurrucada en mis pensamientos teniendo de fondo el chapoteo de los barcos atracados, el gemidos de los cabos al tensarse por el cabeceo y el tintineo de sus aparejos, hacen que me suene a música celestial, mi espíritu se sumerge en un estado de paz absoluta. Me encontraba sumida en mis pensamientos cuando una voz me saco de ese estado e incluso me sobresalto un poco por lo inesperada.
Al principio no sabía quién era pero me sobresalte mas cuando comprobé que era Ignacio que al ver el respingo que di sonriendo me pidió disculpas por el susto que me había dado, le pedí perdón por no haberlo oído llegar.
Mi mente se puso a toda caldera y creo que me ruborice al pensar que lo que tanto había anhelado estaba sucediendo y se me notaba, ya no era un hola y adiós como siempre, esta vez se dirigió a mí y me pregunto si se podía sentar a mi lado, a lo que accedí.
Me dijo que me vio con una amiga y que como es que estaba sola, le conté lo ocurrido y entonces me dijo que si quería nos sentábamos en la cubierta de su barco a tomar algo y nos hacíamos compañía, acepte y nos fuimos para el pantalán cercano donde estaba atracado.
Su barco siempre me llamo la atención por lo bonito que es, su casco clásico pintado de blanco con el puente de madera barnizada, a parte que es muy grande, me dijo al preguntarle que tiene 52 pies de eslora, me enseño el interior, la cabina con todo tipo de GPS para la navegación por satélites, radar, anti colisión, etc. Su amplio y luminoso salón, el camarotes del armador o principal en proa mas dos de invitados, los aseos muy amplios con duchas, la cocina que al modificar el interior la puso independiente y a la que no le falta un detalle, es espectacular y amplio no me extraña que viva en él además lo tiene todo tan ordenado y limpio que da gusto verlo.
Nos sentamos en popa y me estuvo preguntando que estudiaba y al decirle primero de biología me dijo que como siendo tan joven ya estaba estudiando una carrera, le dije la edad que tenia y no se lo creía al principio, sonriendo dijo que él era ya un viejo comparado conmigo, respondí que no me lo parecía y me pregunto qué edad creía que tendría, llevo fatal eso de calcular la edad de un chico así que pensé que lo mejor era tirar por bajo, le respondí que le calculaba sobre treinta a treinta y dos, soltó una carcajada y me dijo que treinta y seis.
La verdad que no parece que tenga esa edad al menos a mi no me lo parece, Ignacio es un hombre que calculo medirá entre 1,80 y 1,85, delgado muy fuerte pero sin músculos exagerados, pelo castaño claro muy largo y ligeramente ondulado, ojos grandes y penetrantes color miel, bonita boca de labios carnosos con alegre sonrisa que dejaban ver sus blancos dientes, manos curtidas de dedos largos y un culito respingón ummm madre mía para comérselo.
Me pregunto que como tenía un libro sobre náutica le conteste mi intención de ser patrón por lo que me dijo que si tenía dudas me podía ayudar, él es marino mercante, respondí que claro que me podría ser de gran ayuda porque hay cosas bastante complicadas que no entiendo muy bien, mientras hablaba se soltó el pelo que lo llevaba en una coleta, guauuu me salió sin pensar que estaba muy guapo con el pelo suelto, como respuesta me lanzo una maliciosa mirada y una leve sonrisa.
Pensé de inmediato que tenía que tener calma y no dejarme llevar por mis impulsos por mucho que me apeteciera tampoco era plan que se notara.
Me propuso soltar amarras e ir a navegar, a pesar del poniente que había la mar estaba prácticamente en calma, en la maniobra de desatraque se notaba la potencia de sus motores, cuando entre en la sala de maquinas para verla aquello parecía un quirófano de la pulcritud, los dos enormes motores parecían recién puestos.
Cuando salimos de la bocana puso los motores avante media y es una maravilla como navega el barco, se hizo a un lado para dejarme sitio en el amplio sillón de mando y me senté a su lado, tenerlo tan cerca y sentir su calor me erizo un poco el pelo, me fue explicando algunos detalles de los instrumentos de navegación e incluso, ya en mar abierto, me tomo una mano la puso sobre el timón para que me hiciera cargo del barco, se levanto, se puso detrás de mí y me dijo:
- El barco lo gobiernas tu haber que has aprendido hasta ahora.
Decidida aferre mis manos a la rueda para seguir sus indicaciones y tonta de mi tratar de impresionarlo, me fue indicando diferentes rumbos que trace bien pero al indicarme virar 180 grados ya metí la pata no puse una de las palancas del motor en la posición correcta para ayudar al barco a realizar la maniobra correctamente, me corrigió dando todo tipo de explicaciones de los errores cometidos y tomo el mando.
Decidimos fondear como a media milla de la costa al amparo de un espigón para comer algo porque el hambre empezaba a ser grande, preparo una ensalada y una carne muy rica.
Cómodamente sentados en popa hablamos de de muchas cosas y entre ellas que conoció a mi padre poco antes de separarse y que se alegra mucho de verlo cuando viene a pasar unos días, de mi madre lo activa que es y los reportajes fotográficos tan buenos que hace que él sigue aun siendo de moda y por si fuera poco su simpatía e increíble belleza, para terminar diciendo que se notaba muy bien que yo era su hija, por un lado me gusto pero por otro temía me tratara como tal.
Agradecí los cumplidos y le pregunte que si estaba o había estado casado, respondió que estaba divorciado, hacía varios años el no poder tener hijos lo contrario mucho pero él no es fértil, vio muchos médicos pero no había solución y aun que este no fue el motivo de la ruptura, con cierta tristeza, me dijo que también influyo.
Me pareció notar que se le humedecían los ojos y me conmovió ver un hombre tan fuerte y seguro de sí mismo ser tan sensible, sentí un deseo enorme de abrazarlo y con su cabeza en mi pecho acariciarlo y trasmitirle la ternura que sentía por él en esos momentos.
Al rato de estar sentados sonó mi teléfono era María, me contó que el parto había ido muy bien y había traído al mundo una preciosa niña, me pregunto que había hecho, al decirle que estaba en el barco con Ignacio lazo un grito que no se si llego a sus oídos, quedamos en hablar después y nos despedimos, mientras hablaba, se quito la camisa con disimulo y escondida en mis oscuras gafas de sol observe sus fuertes brazos y contorneados hombros el pecho prácticamente sin bellos donde resaltaban sus pectorales con diminutos y oscuros pezones, el vientre plano marcado ligeramente por los abdominales y su estrecha cintura lo que continuaba bajo el pantalón dejé a mi imaginación que lo adivinara segura que sería perfecto
Disimuladamente, aparentando estar sofocada por el sol desabroche dos botones de mi fina blusa y con un leve movimiento la ahueque para tratar que mis pechos fueran ligeramente visibles.
Me hablo de la temporada de pesca con las personas que lo contratan para tratar de pescar un gran ejemplar de atún, hacerse muchas fotos con el trofeo y poder de esa forma presumir con los amigos. Le comente que tenía entendido que es muy complicado la pesca de esos enormes peces, me hablo con todo lujo de detalles el proceso desde que muerde el señuelo hasta que es izado al barco, la importancia de mantener el barco a los nudos justos para que el atún no busque el fondo o se oxigene porque entonces se multiplica el tiempo de captura que para uno de buen tamaño suele ser cuatro e incluso seis horas, me sorprendió que fuera tanto.
La tarde comenzó a caer y decidimos volver a puerto disfrutando durante el regreso de la puesta de sol, es alucinante el colorido del horizonte hasta que se sumerge en el mar.
Durante el atraque me explico paso a paso la maniobra para dejar la popa enfrentada al pantalán con la ayuda de la hélice de proa. Salte a tierra e hice el amarre siguiendo sus indicaciones y haciéndome una buena rozadura con los cavos, cuando lo aseguro de proa fue por una crema y tomando mis manos las unto y masajeo suavemente diciendo sonriente que esas manitas eran muy delicadas para un marinero.
Después de dar las gracias por el día tan agradable, insistió en aclararme cuantas dudas tuviera con mis estudios de náutica por lo que quedamos para el martes a eso de las tres de la tarde para traerle las dudas que tuviera, sus carnosos labios besaron mi mejilla y me despedí hasta el martes.
De camino a casa pensaba como un día que se presentaba un tanto aburrido había cambiado de esa forma y nada menos había estado con él, estaba loquita por contárselo a María y mi madre, sabia lo contenta que se pondrían.
Entre en casa y mi madre no había vuelto todavía así que llame a mi niña que estaría impaciente porque le contara como había sido el encuentro que tanto deseaba y lo inesperado que había sido.
Se alegro muchísimo y no paro un momento de dar gritos de alegría, puede que resulte difícil de comprender que dos personas que se aman de una forma tan grande no sientan celos e incluso fuera motivo de enfados, con toda seguridad que nos sentiríamos traicionadas si fuera otra mujer, me moriría si eso llegara a suceder y lo mismo le pasaría a ella, en ese sentido estamos muy tranquilas de nuestra fidelidad, en cambio si es un chico nos es indiferente, ella me cuenta al detalle las cosas de su amante y juntas revivimos esos momentos
No paro de decirme lo que tenía que hacer en mi próximo encuentro para conseguir lo que quería y como siempre las bromas no tardaron en hacer que nos partiéramos de risa con las picardías que decíamos. Como siempre dejamos todas las cosas a un lado para decirnos dulces palabras que hacen que nuestros corazones se estremezcan de amor y despedimos con un TE QUIERO AMOR MIO. Siempre que desconecto el teléfono, después de hablar con María, tardo varios segundos en reaccionar y volver al mundo real.
Cuando estaba a punto de salir del cuarto de baño después de la ducha, entro mi madre como un torbellino para darme un beso y saber como habíamos pasado el fin de semana, le dije lo inesperado de la partida de María pero lo que había sucedido después, le tuve que contar todo con detalle, luego me conto como lo había pasado con su Gianni, en sus ojos veía que venía llenita, nos reímos por las cosas que le dije para continuación decirme:
- Nenita cada día estoy más contenta de que María y tú tengáis una relación tan hermosa que hayáis sabido entender vuestra bisexualidad para que la podáis vivir libremente y me alegra que tu apetito sexual se haya despertado por fin, estaba preocupada de verte tan indiferente, a lo que le conteste:
- Mami María y yo tenemos muy claro nuestro amor que está por encima de todo pero las dos comprendemos muy bien y aceptamos que nos apetezcan también los chicos, cuando nos contamos nuestros escarceos amorosos lo hacemos como dos buenas amigas que se cuentan todo, como tú y yo hacemos que no tenemos secretos de ningún tipo. La verdad mami que mi apetito sexual a despertado y de que manera. ¿A que a ti también te gusta mucho tener tu chochito contento?
Entre besos, mimos y risas pasamos un buen rato abrazadas mientras murmuraba:
- ¿Esta noche me vas a dar un concierto de gemidos antes de dormir?
- Mira quien fue hablar, le respondí.
Nuestros cuartos están contiguos y además nunca cerramos las puertas a parte que son muchas las noches que dormimos juntas, en su cama o en la mía.
Acostada pensaba que no podía perder la oportunidad que se me había presentado y la duda de si yo le gustaría, podría ser que no fuera el tipo de mujer que despierte sus deseos así que tenía que desplegar todas mis armas para conquistarlo, como siempre antes de dormir mis últimos pensamientos van en busca de mi niña y acurrucada en el amor que siento por ella me fui quedando dormida.
El lunes fue un día agotador entre que paso toda la mañana estudiando, el ballet y la cantidad de horas de clases seguidas llegue a casa un poco cansada y con ganas de darme una larga ducha que me relajara, al entrar mi madre estaba al teléfono hablando con mi padre, a pesar de estar separados la relación que tienen es muy buena cuando va a Italia por trabajo si él no anda perdido por uno de los circuitos del mundo se ven y cuando viene en vacaciones se queda en casa.
Me paso el teléfono y hable un rato con él, como siempre tan cariñoso y divertido preocupándose por nosotras, me dio una alegría cuando me dijo que nos veríamos pronto ya que tenía que venir al circuito de Jerez para unas secciones de pruebas así que los días que estuviera se quedaría en casa. Al despertar me sigue gustando ir a su cuarto y meterme en medio de ellos como hacía de pequeña para que me den mimos.
Después de la ducha hable un buen rato con María y me dijo que el jueves se iba a Paris a un congreso medico, si no fuera por las clases me iría con ella pero ya casi al final del curso es imposible por lo mucho que tengo que estudiar, me daba un poco de rabia no poder ir.
Durante la cena nos contamos lo que habíamos hecho durante el día, como tuvo que ir a Sevilla también estaba cansada así que decidimos irnos a la cama, esa noche me fui a dormir con ella.
Me lleve mi pequeño portátil para pasar a mis notas las cosas y pensamientos del día mientras mi madre leía, termine y después de hablar un buen rato el sueño nos fue entrando y las dos muy acurrucadas nos fuimos quedando dormidas.
A la mañana siguiente, de vuelta de nuestra carrera por la playa nos encontramos con Ignacio, también es de los que se levantan al alba, nos paramos porque mi madre hacia algún tiempo que no coincidían y me dio un poco de rabia porque prácticamente no me hizo ni caso, solo al final se dirigió a mí para decirme que me esperaba después para explicarme todas las dudas que tuviera con el curso de patrón.
Nos conocemos tan bien mi madre y yo que rápidamente sabemos los que nos pasa y me dijo:
- No tomes en cuenta si no se ha dirigido a ti como esperabas pero hacía tiempo que no nos saludábamos y como hombre muy educado que es ha estado más atento conmigo, así que no lo tengas en cuenta.
- Tienes razón mami pero no sé por qué creía que sería diferente desde el otro día, como estuvo tan simpático.
- Ya nenita pero si tanto te atrae tienes que demostrarle la mujer que eres y ser discretamente seductora y hasta un poquito picara, veras como despiertas su interés pero siempre con mucha delicadeza y discreción que no piense que cuando él quiera tu estas dispuesta, hay hombres y estoy segura que él es de esos, que les gusta seducir a la mujer, ten en cuenta que te conoce desde niña y te sigue viendo como tal pero ahora tú tienes que demostrarle que esa niña que conocía ya es una mujer. Cuando luego os veáis demuéstrale que solo vas a que te explique tus dudas sobre náutica porque te lo ha ofrecido y no por otra cosa, eso que lo tenga claro pero no olvides ser ligeramente seductora en determinados momentos, eso les atrae y les da de pensar.
- Mami de todas formas una cosa es que me apetezca acostarme con él, la verdad no sé porque me atrae tanto, será que lo veo tan misterioso, tan hombre y para colmo tan guapo, ahora para llegar a eso tengo que estar convencida y segura después de tratarlo unos días, recuerda lo que me paso con el tonto aquel.
Como era de esperar las bromas y las picardías fue el motivo de reír sin parar durante el resto de la sobremesa del desayuno y nos encontró Luisa, la señora que de toda la vida viene a hacer las cosas de la casa, a las dos riendo sin parar.
Mi madre tuvo que salir a hacer sus cosas y yo me puse a estudiar como todas las mañanas. Sobre la una termine y me quede tranquilamente en el jardín, en esta época esta precioso con tantas flores, ella estaría a punto de llegar para comer juntas.
Después de comer me arregle un poco, prepare los apuntes que me llevaría y me fui para el puerto, caminaba tranquila y segura que esa tarde no pasaría nada de lo que yo pretendía, entre otras cosas porque como bien me dijo mi madre él me conoce desde pequeña y es posible que todavía me siga viendo como aquella niña que conoció.
Estaba sentado en la cubierta de popa leyendo al acercarme a la pasarela levanto la vista me saludo muy sonriente, note por sus gestos que le daba alegría verme, como persona muy educada se levanto y alargo la mano para ayudarme a subir a bordo, el vaquero que llevaba puesto le quedaba perfecto y se podía adivinar su estilizada figura, camisa blanca con varios botones desabrochados dejando entre ver un pecho robusto y bronceado, el pelo suelto, cosa rara casi siempre va con su coleta y pensé si seria por haberle dicho que estaba muy guapo, bueno no quería pensar en nada de eso yo estaba allí por su ofrecimiento de aclararme dudas.
Después de intercambiar saludos y decirme que le encanto encontrarnos por la mañana así pudo saludar a mi madre que hacía algún tiempo que no veía dijo que se quedo sorprendido del parecido tan grande que tenemos y dijo:
- Cuando os vi alejaros pensé que podíais pasar por hermanas tenéis la misma figura, sois perfectas las dos.
Di las gracias por sus galanterías hacia mi madre y continúo diciendo:
- No lo digo por ella solo es que tú te has convertido en su viva imagen, todavía recuerdo cuando lo enredabas todo de niña y ya eres toda una mujercita preciosa.
Nuevamente le di las gracias y eso de mujercita pellizco mi ego. Me pidió me quitara las gafas de sol, la claridad me hirió y casi tuve que cerrar los ojos.
- Tienes sus mismos transparentes y hermosos ojos azules, es sorprendente como os parecéis.
Note como el rubor subía a mi rostro, al notar mi incomodidad cambio de tema y nos dispusimos a repasar mis dudas
Consultando mi cuaderno le fui exponiendo cuales eran, me las fue explicando y enseñándome algunos trucos para recordarlas que fui anotando con detenimiento, después pasamos a la cabina y me explico con todo detalle lo referente a navegación por GPS, que por cierto es bastante complicado, tome nota de todo para después poderlo estudiar. Todo esto nos llevo bastante tiempo porque es muy meticuloso en sus explicaciones y sobre todo muy ameno en las exposiciones lo que hace que las comprenda con facilidad, fueron muchas las páginas que escribí para que no se me olvidara nada y después poder repasar.
Cuando me estaba explicando todas estas cosas tenía que concentrarme bien porque mi mente se distaría pensando en lo guapo y viril que es, su voz clara de tono muy agradable y con el deje andaluz que es tan divertido.
Cuando terminamos quedamos que el jueves, que es otro de los días que no tengo que ir a la facultad, me propuso hacer prácticas de lo explicado saliendo a navegar así ya no se me olvidaría.
Después nos quedamos hablando de muchos temas, entre ellos lo referente a la edad, al hacer alusión a la nuestra y decirle yo que para mí el número de años no es la prioridad para estar con un chico, entre ciertos límites claro, puse su ejemplo y le dije:
- Para mi tu eres un chico, con el que no tendría ningún prejuicio en tenerte entre mis amigos, con el que saldría a cualquier parte sin pensar que eres demasiado mayor, a mis ojos serias igual que uno de ventidos no veo porque la diferencia de años tenga que ser determinante para la amistad o lo que sea.
Eso lo turbo un poco y estoy segura que sus mente se puso en marcha cuando le dije “para la amistad o lo que sea”, esa fue la primera oportunidad de lanzarle una puyita.
Nos despedimos hasta el jueves y dando un paseo me fui para casa segura que había dado el primer paso y tengo que reconocer que me apetece muchísimo acostarme con él, lo veo tan diferente a los demás que conozco tanto del pueblo como de la facultad que francamente no sabría decir por qué pero lo cierto es que cuanto más lo conozco más me gusta y me apetece, además me inspira tanta confianza su forma de ser.
El jueves fue un poco decepcionante porque cuando estábamos a punto de soltar amarras lo llamaron por teléfono de la Cofradía de Pescadores para una reunión. Está promoviendo la renovación de algunos barcos que son muy viejos por nuevos, subvencionados con fondos de la comunidad, son para pescadores con muy pocos recursos económicos, de él partió la idea y se encarga de todos los tramites, según me conto después porque se fue aprisa y corriendo.
Me quede un rato en su barco pero me fui enseguida no tenía la suficiente confianza con como para estar sola abordo.
Un poco cabizbaja me fui para casa, mi madre había salido por la mañana y sabía que no volvería hasta última hora así que si mi niña no estaba pasando consulta en ese momento hablaría con ella un ratito.
El viernes de regreso de nuestra carrera diaria estaba pendiente de ver cuando pasábamos, al vernos hizo una señal, al acercarse y saludarnos me volvió a pedir disculpas por tener que irse de repente, así que durante el fin de semana haríamos las practicas que no pudimos hacer si yo estaba disponible, acepte y nos despedimos.
Durante el desayuno mi madre con ironía me dijo:
- Nenita los tienes en las manos no hay más que ver cómo te miraba y hablaba, estaba hasta nervioso fíjate que no te ha dicho a qué hora quedar, la verdad que esta buenísimo y no me extraña que te guste tanto, que polvo tiene.
Cualquiera pensaría que es amor de hija pero es que mi madre es una persona increíble para todo, el grado de confianza es total para todo.
Lo cierto es que no me había dicho la hora a la que zarparíamos pero bueno luego antes de ir a la facultad me acercaría al barco para averiguarlo. Antes de irme fui y no estaba le deje una nota con mi teléfono en el buzón que tiene puesto en su pantalán y me fui.
Cuando iba de camino sonó el teléfono y era Ignacio para decirme que si me parecía bien sobre las diez, dije que sí y me dijo que iríamos a un lugar donde solo se puede llagar en barco que me iba a encantar, hasta por teléfono su voz es bonita.
Como todas las noches hable con María que se iba a Paris al día siguiente y regresaría el lunes por la tarde, me dijo que le tenía que contar todo todo, que me llamaría cuando saliera de las secciones del congreso y que desconectaría el teléfono hasta esa hora, después hablamos de nuestras cosas y las dos nos ponemos muy mimosas con las cosas que nos decimos.
Le di un buen repaso a las notas que tome para que viera el interés que tenia y como siempre me quede dormida pensando en mi amor e imaginando que estaba en sus brazos envuelta en su perfume y la calidez de su piel.
El sábado amaneció un día esplendido, esos días de mediados de Mayo son muy luminosos y reflejan con mucha intensidad el azul del mar.
Los sábados que mi madre se va a Marbella no hay sobremesa de desayuno ya tenía preparadas sus cosas para irse, nos despedimos y yo no sabía qué cosas llevarme así que guarde un par de bikinis, un vestido de algodón para poner sobre el bikini, un par de pantalones, ropa de abrigo por si a caso y mis cosas de higiene, todas las cremas solares, mi cuaderno de notas y un par de gafas de sol de repuesto por si a caso me hacían falta que si ellas no puedo estar y mucho menos en esta época.
Al ver que me aproximaba desembarco y vino a recibirme, estaba vestido con unos pantalones cortos color burdeos camisa azul marino y su pelo recogido con la cola de caballo, automáticamente pensé Dios que guapo es, no me canso de repetirlo, nos saludamos y con su galantería habitual me cedió su mano para subir, una vez abordo solté mi bolsa y nos dispusimos a zarpar.
Los motores ya estaban en marcha así que soltamos amarras y zarpamos, a la salida de la bocana me dijo que las cosas que me iba a ir diciendo ya me las había explicado, quería comprobar si las había entendido, me indico unas coordenadas para introducir en el GPS, las marque bajo su atenta mirada, con una sonrisa de aprobación me hizo sitio a su lado en el sillón de mando para que me hiciera cargo del timón, me marco el rumbo y puse los motores avante media.
La mar estaba en calma y el silencioso ronroneo de los motores permitía oír como la proa del barco rompía el agua, a pesar de la calma me fue explicando cómo encarar las olas, me hizo virar a babor y estribor, virar 180 grados a ambos lados que ejecute de forma impecable, cada maniobra bien hecha me la premiaba apretando su cuerpo contra el mío siempre sonriente y diciendo bien por mi capitana.
A pesar de su aspecto duro es tremendamente alegre y divertido, el tono de su voz es clara muy agradable con la sonrisa permanente en la boca que dejan ver sus bonitos dientes color marfil, me imagino que Ignacio enfadado tiene que ser temible sus facciones duras y su mirada penetrante ha de ser para echarse a temblar si se enfada, en eso me recuerda a mi padre que es todo dulzura y alegría pero cuando se enfadaba por alguna de mis travesuras no sabía dónde meterme.
Estaba encantada de patronear un barco tan grande y con la amena compañía de mi simpático y guapo amigo.
A eso de la una pm, arribamos al lugar escogido por él, fondeamos y me quede fascinada del azul y la transparencia del agua por su fondo rocoso, la temperatura era estupenda para darse un baño, entre a ponerme el bikini, me mire cien veces al espejo para ver como estaba, al salir estaba ya con su traje de baño tipo pantalón cortito de colores vivos, su figura atlética de pura fibra, algo de suave bello en las piernas rubios por el sol y su culito respingón ummm pensé dos millones de cosas en un momento.
Abrió el espejo de popa y una plataforma quedaba a ras del agua, me dio unas gafas de buceo un tubo de respirar y nos zambullimos en el mar, la transparencia era tan grande que podíamos ver a mucha distancia las maravillas que había bajo el agua, estuvimos bastante tiempo buceando y al salir la suave brisa me hizo sentir frio, al darse cuenta tomo una toalla enorme, imagino que se las compra a su medida, me envolvió en ella frotando mi espalda, fingí tener mucho frio y con disimulo me acerque buscando su calor, sus brazos me rodearon contra su pecho en un delicado pero enérgico abrazo, me separo un poco de su pecho mirándome a los ojos fijamente, vi que estaba indeciso y trate de facilitarle lo que su mirada me decía, reacción y continuo frotándome con la toalla diciendo cosas divertidas como este pollito chiquito tiene frio y cosas de ese estilo, por su aspecto creo que nadie pensaría que fuera tierno.
Nos enjuagamos en la cubierta y entre a ponerme la tonelada de crema que necesito para sentarme al sol todavía no estoy lo suficiente morena y tengo que tener cuidado.
Al salir, en una pequeña mesita había una botella de vino blanco muy frio con algunas cosas de picar y dos copas, sirvió un poco de vino en cada una y levantando su copa hizo un brindis por la futura capitana más linda que surca los mares, yo lo hice por el mejor instructor y capitán del mundo, bebimos y mis pensamientos fueron en busca de María durante unos segundos quería hacerle llegar lo que estaba disfrutando con la belleza del mar y la agradable compañía de Ignacio.
La fina tela del bañador y la postura que tenia sentado, totalmente relajado, ajustaba el tiro del traje de baño entre sus piernas un poco separadas, el bulto era enorme, con disimulo miraba oculta tras mis oscuras gafas, por mi mete pasaron infinidad de conjeturas y maldades que hizo que se me escapara una sonrisa, se dio cuenta y me pregunto a que se debía, le respondí que estaba muy a gusto en aquel entorno y por supuesto en su compañía, por lo que me dio las gracias por el cumplido.
Siempre soy un poco cuidadosa con mis posturas cuando estoy con un pantalón fino y ceñido o en bikini los gorditos labios de mi vulva se marcan mucho, como mi niña dice somos dos chochonas, pero esta vez entre abrí un poco las piernas para atraer su mirada que a pesar de no poder ver sus ojos por las gafas de sol estoy segura que más de una vez había mirado, me propuse utilizar mi artillería para atraer su atención como fuera.
Tras bebernos nuestras copas me pregunto si tenía hambre y respondí que mucha se levanto fue a la cocina y yo detrás de él, abrió el horno donde tenía un besugo prácticamente a punto que metió para que se cocinara lentamente mientras nos bañábamos. El olor era estupendo y mis jugos gástricos se pusieron en marcha rápidamente. En la cubierta al sol desplego una mesita y coloque con esmero todo lo necesario para comer, el pescado estaba exquisito por lo que propuse un brindis por el gran cocinero y anfitrión.
La comida transcurrió de lo más amena sin parar de hablar, es un conversador nato, me conto cosas de cuando era capitán de un gran petrolero, fue el capitán más joven al mando de un barco de ese tipo, la cantidad de anécdotas que tuvo durante ese periodo e incluso del naufragio que sufrió por culpa de un carguero ruso que los abordo con la suerte que en ese momento solo llevaban lastre en las bodegas en vez de petróleo de lo contrario hubiera sido muy grave porque se partió en dos por el impacto tan grande. A pesar de todo estuvo dos mese hospitalizado por las lesiones que se produjo en un fuerte golpe, después estuvo en un crucero muy poco tiempo y finalmente decidió dejarlo.
Se compro este barco que había sido requisado por transportar drogas, lo reformo entero y decidió vivir en él en un lugar tranquilo y de buen clima. Durante el verano lo contratan para salir de pesca, es un gran conocedor de las zonas donde se pueden capturar ejemplares de gran tamaño, entre los pescadores del pueblo está muy considerado como buen pescador, en más de una ocasión he oído hablar de él las veces que me voy al bar para pasar un rato con mis amigos pescadores.
La gente que lo contrata para salir a pescar es de diferentes países incluido algunos españoles pero sobre todo alemanes, me dijo que ya tiene lista de espera para el próximo verano así que se pasara el día en la mar, de broma le pregunte que si podíamos ir María y yo como ayudantes y me respondió que por supueto que le vendría muy bien la ayuda. Seguro que le encantaría cuando se lo contara porque mi niña es de las que se apunta a un bombardeo y sobre todo si es en el mar, hasta en eso coincidimos.
Después de la sobremesa ordenamos todo, lavamos cubiertos y platos y dejamos la cocina impoluta, tiramos por la borda los restos de pescado y las gaviotas aparecieron como por arte de magia disputándose cada miga con sus fuertes graznidos, en broma le dije ya sabían lo buen cocinero que era, a pesar de mis sesenta y tantos kilos me levanto por el aire con una facilidad asombrosa a la vez que les gritaba: gaviotas aquí tenéis un sabroso pescadito rubio con los ojitos azules, es divertido y juguetón como un niño.
Nos sentamos de nuevo y me siguió contando cosas; esta vez sobre sus jornadas de pesca, tanto solo cuando sale en busca de un gran atún rojo como con las personas que lo contratan, mientras me hablaba, con un cepillo de púas blanditas trataba de desenredarse el pelo, le pedí me dejara y tras él comencé a desenredar su abundante y tupida cabellera, mientras seguía hablando le iba abriendo el pelo por capas para peinar la enmarañada melena. Cada vez su voz era más pausada lo que me indicaba que le gustaba así que me recree con cada mechón con el cuidado de no darle tirones y acariciarlo con mi mano.
Finalice poniéndome delante de él para dar los últimos toques, me dijo que se lo iba a cortar porque lo entretenía mucho, le respondí que no se le ocurriera que así esta guapísimo. Con una sonrisa maliciosa me miro fijamente, me tomo de la mano y tirando de ella me sentó en sus rodillas, con mi cara entre sus manos beso mis labios brevemente. Le correspondí con uno más largo para que supiera que deseaba sus besos.
Abraza a su cuello bese sus deseables y carnosos labios sintiendo a cada instante como mi deseo aumentaba, abrazados, una de sus manos acariciaba mi cuello que fue bajando hasta mi pecho y comenzó a rozar mis pezones con el dorso, me desabroche el sujetador del bikini y guie su mano por debajo para sentir con toda intensidad sus caricias en mis pechos.
Le quite la camisa para contemplarlo, deslizar mis manos por la suavidad de su piel y sentir su pecho en contacto con el mío, los besos se volvieron mas apasionados y profundos, sus caricias y besos hicieron que me agitara de deseo, sentir sus dientes morder delicadamente mis pezones me aceleraba respiración y el deseo de tenerlo en mis brazos.
Me levante de sus rodillas, extendí la mano, tire ligeramente y solo con la mirada comprendió que le pedía que me siguiera. Se levanto me tomo en sus brazos y abrazada a su cuello sin dejar de besarlo, entramos camino del camarote de proa. Le pedí me diera un minuto y entre en el baño, la humedad por la excitación traspasaba ya las braguitas del bikini y mientras lavaba mi intimidad me entro el temor que fuera como la vez anterior, pensé que al menos no me tenía que preocupar que usara condón, decidida salí del baño a estar con el hombre que tanto me apetecia.
Al verme desnuda, sus ojos recorrieron mi cuerpo para terminar clavados en los míos, casi susurrando me dijo:
- Eres preciosa. ¿Estas segura que deseas hacerlo?
- Muy segura, le respondí con firmeza
Casi tumbada a su lado acaricie su rostro, bese sus entornados ojos y mejillas, lami sus entre abiertos labios y los bese, entre besos recorrí su pecho hasta encontrar sus pezones que chupe y mordí con dulzura, su pecho se inflaba y desinflaba por la agitada respiración, baje por su vientre besando cada centímetro de su hermoso torso. Dulcemente lo empuje para que girara sobre si mismo, mi mano tiro del bañador que él se quito del todo permitiéndome contemplar el espectáculo de su desnudez, su ancha y morena espalda torneada por su musculatura contrastaba con el más claro y ligeramente rosado de su redondo, respingón y duro culito pero a la vez suave y sin bellos, parecía el de un bebe gigante.
Me recree mirando la belleza de su escultural cuerpo. Tumbada sobre él bese sus hombros, cuello y nuca, me incorpore para besar cada vértebra hasta llegar a sus nalgas y acariciar su redondez, bese lamí y mordí los rosquitos en la unión con sus muslos. Sin poder soportar más su excitación se puso boca arriba, tiro de mí y me abrazo contra su pecho susurrando tiernas palabras y beso mis labios con infinita ternura.
Solo un instante tuve para ver su erecto pene reposando sobre su depilado pubis antes de que sus brazos me llevaran sobre su pecho para abrazarme. En mi retina quedo grabado lo que no podía creer, tenía que ser un espejismo.
Volví a deslizarme por su pecho entre besos, también quería asegurarme de lo que habían visto mis ojos, quede por un instante paralizada de lo que estaba viendo, su tamaño me pareció normal pero su grosor no daba crédito a lo que veía, su rosado glande me parecía descomunal, sin piel que lo cubriera, prominentes bordes en el contorno un poco más oscuro, a mí me parecía algo menor de una pelota de tenis, el resto del pene era más delgado pero a pesar de todo seguía siendo de enorme grosor.
Venciendo la impresión que me causo la tome con mi mano para acariciarlo, a pesar de mis largos dedos no podía rodearlo entero, me sorprendió lo caliente que estaba y con ambas manos la acaricie, vi de reojos que me observaba como si espera una reacción contraria por mi parte. Trate de meterla en mi boca pero tenía que forzar tanto que temí hacerle daño con los dientes, así que con mi lengua lo fui lamiendo a la vez que la impregnaba del flujo que de forma abundante le salía. Acaricie y bese sus depilados, redondos y duros testículos, la ausencia de vello púbico hacia que el acariciarlo con mis labios y lengua me proporcionara un agradable placer por la suavidad de su piel.
Boca arriba sus labios recorrían todo mi cuerpo estremecido por sus besos, beso, chupo y mordió dulcemente mis pezones hasta casi hacerlos estallar, al llegar con su boca a mi empapado sexo con extrema delicadeza me lo lamia y chupaba sintiendo un gran placer. Tome su cara con mis manos y bese sus labios inundados de mi deseo. De nuevo volvía a mi sexo para continuar besándolo y hacerme gozar.
Con mi clítoris entre sus labios lo lamia lenta y suavemente me estremecí con un orgasmo que aumento el deseo de tenerlo dentro. Me puso entre sus brazos apoyados con los codos sobre la cama, su pelo envolvía el contorno de mi rostro dando mayor intimidad a sus besos, flotando en ese ambiente de ternura se apoyo sobre uno de sus brazos, con su pene en la mano froto mi sexo y buscar la entrada de mi vagina. En ese momento y de improviso me asalto el recuerdo de la vez anterior, temí que no fuera delicado al meterme su grueso pene y me causara daño, me puse muy tensa. Con un hilo de voz y casi con las lágrimas saltadas le pedí que tuviera cuidado, pensé mil cosas en esos momentos del miedo que tenía pero dulcemente me respondió:
- No tengas miedo mi dulce niña solo quiero hacerte feliz y jamás te haría daño.
Sus palabras me tranquilizaron y trate de relajarme pero no se por qué no podía me encontraba muy extraña de repente todo el deseo que sentía momentos antes se desvaneció y se volvió temor, estuve a punto de decirle que lo dejáramos pero eso si sería demostrarle que era una niña tonta y asustada.
Muy despacio fue entrando y notaba como mi vagina se iba dilatando para dar paso a su pene. Sus leves movimientos adelante y a tras me tranquilizaban, solo sentía algo de dolor al entrar un poco más. No podía apartar de mi mente que en cualquier momento me la metiera de golpe, su agitada respiración me lo hacía temer, me aterraba y provocaba que me volviera a poner tensa. Cuando él notaba mi tensión se quedaba muy quieto hasta que de nuevo con mucha delicadeza entraba un poco más.
La dulzura y la delicadeza con la que me trataba hacia que fuera confiando en él. Finalmente me la metió entera, una gran desazón invadía todo mi ser agitándome de pies a cabeza, me sentía completamente llena notaba mi sexo muy tirante no sé si por el falso temor que yo misma me cree pero incluso llegue a tener la sensación de sentirme incomoda e incluso llegue a pensar que esta vez también sería un desastre. Tal vez por su madurez me fui relajando y comencé a sentirme segura y confiada en que no me haría daño.
Si dejar de decirme palabras muy dulces me fue tranquilizando y sin parar de besarme muy despacio comenzó a moverse, poco a poco lo comencé a desear y ya más tranquila empezaba a disfrutar de tenerlo dentro. Tardo mucho rato en que yo volviera a tener ganas de él. Sus movimientos cada vez me producían mas placer, Durante un buen rato su grueso pene entraba y salía recorriendo toda mi vagina hasta lo más profundo entre dolor y gozo
Mi momento se iba acercando y al notarlo atenuó el ritmo para que mi orgasmo llegara lentamente. Entre convulsiones fue aumentando de intensidad hasta hacerme explotar entre gemidos que sin control salían de mi garganta, note como su glande se inflamaba, las palpitaciones cada vez mas fuertes golpeaban dentro de mí, sus músculos se tensaron, lanzo un largo gruñidos y comenzó a eyacular. Una explosión de liquido muy caliente me invadía y en cada espasmo con fuerza le salía mas, mi sexo se desbordo sorprendida lo notaba correr por mis nalgas, en ese momento no comprendía de que se trataba pero me volvía loca de placer, no sé si por la alta temperatura de lo que suponía era semen y me estaba derramando dentro, me llego un orgasmo que me corto la respiración de nuevo, iba de sorpresa en sorpresa.
Jadeantes nos fuimos relajando, no comprendía que era lo que se desbordaba por mi sexo, incluso llegue a pensar que si en el momento de eyacular se le escaparía pis pero yo lo notaba denso.
Cuando la saco una cascada salía del interior de mi vagina, lo toque y comprobé que era un líquido cremoso muy caliente, pensaba que no podía ser semen, era demasiada cantidad. Jadeante se puso a mi lado. Muerta de curiosidad me incorpore y vi como seguía saliendo lo que por fin pude comprobar que era semen. Mi culito estaba bañado en un gran charco sobre la toalla que mientras estaba en el baño puso. Me quede atónita no daba crédito a lo que veía, con la mano toque mi sexo y percibí un agradable olor, moje la punta de la lengua, esperaba su acido sabor pero no; era neutro como el liquido pre seminal, tal vez ligeramente dulzón pero agradable así que más tranquila tome parte del que continuaba saliendo moje mis labios y lo bese.
Con dulzura continuo besándome y susurrando tiernas palabras que acariciaban mis sentidos. Su boca busco mi inundado sexo para besarlo y lamerlo, entre en un estado de placentera y total calma.
Cuando separo sus labios me incorpore junto a la cama no salía de mi asombro de ver tanto semen sobre la toalla, me miraba expectante esperando algún comentario ante aquella inundación solo se me ocurrió decirle:
- ¿Qué pretendes ahogarme?, estas cosas se avisan que pensé te estabas haciendo pis dentro de mí.
Comenzamos a reír y una buena cantidad de su cálido semen salió de nuevo resbalando por mis muslos, rápidamente me fui al cuarto de baño tapando con la mano la salida de mi vagina.
Sentada en el inodoro seguía saliendo a borbotones lo tomaba en mi mano, era muy cremoso y suave al tacto, me recordaba el body milk pero de color algo más oscuro, volví a saborearlo su ligera y sedosa textura era agradable.
Me recrimine el comportamiento que en los primeros momentos tuve, el temor que me entro de repente, la verdad que me asusto al ver su pene y no podía apartar de mi mente lo sucedido la vez anterior pero Ignacio es todo un caballero y el otro era un fanfarrón engreído Entre en la ducha para lavarme los restos que tenia por todas partes, seca y solo con mis braguitas salí del baño dispuesta a demostrar la clase de mujer que soy.
No estaba en la cama como esperaba, había quitado la toalla y alisado las sabanas, lo llame sin obtener respuesta, salí a popa y una voz me llamo desde el agua para que me bañara, al verme por el abierto espejo de popa que tenía unas braguitas puestas me dijo que me las quitara, le hice caso y desnuda me zambullí a su lado. Me gusta este hombre por lo niño que es en el fondo le encanta jugar, reírse y estar alegre.
Cuando estuve a su lado me lanzaba por los aires como un balón de playa y eso que no hacia pie, riéndonos y jugando estuvimos un buen rato después me abrace a su cuello lo rodee con mis piernas por la cintura y lo bese, sentir su cuerpo desnudo pegado al mío me provocaba un especial deleite. En mi mente me seguía recriminando por haber dudado él. Me solté y seguimos jugando, le dije que un pez se acercaba para comerse su trompa, a continuación bajo el agua y a pesar de lo borroso que se ve sin gafas, nuevamente me sorprendió, la tenía muy contraída y solo su glande destacaba del resto, me seguía pareciendo enorme, se lo acaricie y le di un pellizquito lo tenía muy blandito.
Salimos del agua me envolvió en una toalla y me acurruco en sus brazos apretándome con fuerza para susurrarme amorosas palabras, me sentía como una niña pequeña en sus brazos y con unas ganas tremendas que me hiciera el amor. Me dijo que era el momento de darnos una ducha y me asalto la idea de si lo habría decepcionado.
Nos fuimos para la ducha, con esos pensamientos bullendo en mi mente. Me di una ducha calentita que finalice con agua fría, me reconforto mucho y una vez seca me di una abundante cantidad de crema hidratante, Tenia mi chochito inflamado y mas rosado que de costumbre, notaba una fuerte sensación como si todavía estuviera dentro de mí y la verdad que me resultaba agradable, le puse una buena cantidad de crema intima, me vestí y salí del cuarto de baño.
Estaba en el salón, había preparado the con unas pastas y tranquilamente hablamos. Me dijo que si me apetecía pasar la noche fondeados donde estábamos, le conteste que me apetecía mucho, así pasaríamos el día siguiente en ese lugar tan hermoso de aguas trasparentes, continuamos hablando de varias cosas pero cambie de conversación y le dije:
- Perdona si he estado fría y tensa como un palo pero no me esperaba que tu pene fuera así, me vino a la mente una mala experiencia anterior que a pesar de ser mucho más delgada me hizo daño por metérmela de golpe y no sé por qué pensé en eso al ver que era tan gruesa y luego la cantidad de eyaculación que tienes que no sabía que estaba pasando, hasta pensé en principio que te estabas haciendo pis.
- Perdóname, respondió, es cierto que tendría que haberte dicho más cosas sobre mí y sobre todo esto, pero surgió todo tan de improviso, te diré que cuando te bese por primera vez no me podía creer que eras tú, enseguida recordé la preciosa adolescente que vi por primera vez, y que ahora tenía en mis brazos besándola, pero al ver en ti una mujer tan natural y fuerte no me pude reprimir, me sorprende mucho lo madura y segura que estas ti misma, eres toda una mujer en cambio no has perdido la candidez de tu adolescencia.
Sus explicación me gusto y me tranquilizo pero tenía la duda de si las decía por ser un hombre tan galante y cortes, así que no trate de justificarme más, porque entre otras cosas no tenía porque hacerlo. Continúe hablando del tema y le pregunte:
- ¿Cómo es que tienes eyaculaciones tan grande?
- Pues no se a que es debido ya en mi adolescencia cuando me masturbaba salía mucha cantidad, con esa edad era prácticamente trasparente después fue cambiando al color actual. Realmente lo que me sale no es semen, propiamente dicho, no tiene espermatofitos, es por lo que no soy fértil y en cuanto a la cantidad para mí es un misterio e incluso un problema porque ¿qué haces te pones a explicar la cantidad que sale cuando eyaculo?, me parece que ya no sería lo mismo, se rompería todo.
- ¿Imagino que los médicos te habrán dado alguna explicación lógica?
- La verdad que a pesar de los avances de la medicina hay cosas que todavía no saben a qué se debe y lo mío es una disfunción de mi órgano reproductor y esa fueron las explicaciones que me dieron. Es lo mismo que el tamaño, tampoco saben por qué hay hombres con penes muy pequeños y otros con penes grandes. También hay mujeres que tienen un sexo que solo se limita a una abertura y en cambio otras que lo tienen muy gordito, como el tuyo que es muy lindo, e incluso algunas que durante el orgasmo expulsan una gran cantidad de un líquido parecido al mío.
Eso lo sabía por María, me contó, por supuesto sin dar su nombre, que tiene una paciente que en el orgasmo echa muchísimo liquido de color lechoso y más espeso que el flujo, lo más común es que por la uretra le salga un liquido muy parecido al pis, la verdad que todo esto es un misterio donde la explicación lógica no existe.
Ya en broma continúe:
- Me imagino que alguna vez abras asustado a la chica y habrá estado a punto de salir corriendo cuando viera tu ariete dispuesto a traspasarla.
Comenzamos a reír y hacer bromas sobre su eyaculación y el tamaño. De repente me acorde de una cosa que siempre dice nuestra profesora rusa de ballet, sobre todo a las que quieren continuar para bailarinas y son muy jovencitas, siempre les dice: Si hacer el amor ensanchar caderas y eso no bueno para ballet, notan muy bien cuando has tenido sexo por la forma de moverte. Continuamos hablando entre bromas y risas.
Después me hablo de cosas que incluso eran muy intimas del tiempo que estuvo casado, la frustración que sintió por no poder tener hijos, lo complicado que le resultaba hacerle el amor por no soportar que eyaculara dentro de ella hasta el punto que noto que sentía asco de él y todas estas cosas unidas a que no soportaba vivir en Madrid hacían muy difícil la convivencia, note de nuevo la tristeza en sus ojos y esta vez sí apoye su cabeza en mi pecho y lo acaricie con mucha dulzura y le pregunte:
- ¿La sigues queriendo y echado de menos?
- No para nada, eso ya paso si me hubiera gustado tener hijos.
Como ya estaba bastante avanzada la tarde, miraba mi reloj esperando que de un momento a otro llamara María y lo que me resultaba extraño es que no me hubiera llamado ya mi madre. Al momento de pensar esto sonó el móvil, era mi madre para preguntarme como estaba. Me hablaba sueco así que sabía sobre que sería la conversación, hablamos un rato sobre Ignacio y nos despedimos hasta el día siguiente que le contaría todo.
No habían pasado dos minutos cuando me llamo mi niña, le pedí disculpas y me fui a la cubierta de proa para hablar a solas con ella. Muy resumido le conté todo, me dijo que no diera importancia a lo sucedido y me animo para que el resto del fin de semana fuera muy diferente. Hablamos del congreso y de lo interesante que le estaba resultando y claro de nosotras. Después de un buen rato de charla nos despedimos hasta el día siguiente.
Nuevamente le pedí disculpas por el tiempo y por querer estar en privado hablando con María, con un gesto me dio a entender que lo comprendía.
Me pregunto por María, él me había visto en algunas ocasiones por el pueblo con ella. Entonces le conté lo que significaba María para mí y le hable de mi bisexualidad y como llevábamos nuestra relación Me miraba fijamente mientras le hablaba, al terminar me dijo:
- Gracias por la confianza y la verdad me llama la atención el grado de equilibrio que tenéis en vuestra relación en la que solo existe fidelidad si se trata de otra chica, pero que no impide que estéis con un hombre sin que ello sea motivos de celos o enfados entre vosotras.
- Es que entonces si eso sucediera ya no podríamos disfrutar de nuestra condición bisexual, seriamos lesbianas y por lo que he leído sobre ellas no les gustan los hombres y a nosotras también nos gustan. Continúe diciéndole.
- ¿Para ti significa algún problema que yo sea bisexual?
- Para nada ni tengo nada en contra al igual que creo que tú tampoco lo tendrías si yo lo fuera, considero que las personas no solo han de ser libre sino también sentirse así y si vuestra bisexualidad hace sentiros libres y contentas con vosotras mismas la opinión de los demás carece de valor.
Cada vez me gusta más este grandullón, pensé y me continúo diciendo:
- ¿Que opina tu madre, porque imagino que se lo abras dicho?
- Ella lo sabe todo sobre mi y yo sobre ella y adora a María, al igual que cuando surja se lo diré a mi padre y sin duda le parecerá bien. Hace un rato que he hablado con ella, como has visto, le he dicho que estaba contigo pasando el fin de semana en el barco. Como suponía que estaba contigo por eso me hablo en sueco, así que mañana con la mayor naturalidad se lo contare todo y de paso le diré que tienes un mástil por pene y que casi me ahogas.
Nos reímos un rato sin dejar de decir tontería sobre esto y continúe diciéndole:
- Siempre he tenido la sensación que eras una persona especial y te diré que me gustas más por tener la edad que tienes, te he visto siempre tan sereno, tan hombre y seguro de ti mismo, lo he notado en tus gestos además eres tan guapo .
Me tomo entre sus brazos y me dijo:
- Eres para mí también una persona muy especial. Desde el primer día que estuviste en el barco me llamaron mucho la atención tu forma de ser y espero no molestarte si te digo que no representas la edad que tienes. Me has dado mucho que pensar pero creía que la diferencia de edad sería un gran impedimento para ser tu amigo.
Le tendí mi mano y dije: ¿Amigos?, la tomo y contesto: amigos
Hablamos sobre todo esto durante bastante tiempo, y me llamo la atención la naturalidad a la hora de hablar de sexo, en principio pensé que sería más conservador con sus ideas. Para mí siempre ha sido muy normal, sin duda por la educación que me han dado mis padres. De las personas que me rodean solo puedo hablar de esta forma con mis padres y María, me alegra que también ahora con él, estoy segura que no está fingiendo porque se nota enseguida y eso lo he visto cuando ha surgido este tipo de conversación con compañeros de la facultad, notaba perfectamente el que fingía y el que no sobre todo cuando sacaban la conversación para ver tu reacción e intentar ligar.
Me tomo de una mano y sentados como estábamos en el sofá me apoyo de espalda contra su pecho rodeándome con sus brazos y su cabeza pegada a la mía. Desabroche mi blusa dejando descubierto uno de mis hombros para que lo besara y acariciara con sus labios, entre chiquitos besos me decía muy bajito cosas muy hermosas. El susurro de su dulce voz y el calor de su cuerpo me sumieron en un dulce sopor, poquito a poco me fui quedando dormida entre sus brazos.
Me desperté y la pausada y tranquila respiración de Ignacio me hizo ver que también se había quedado dormido, tome una de sus manos y la bese. Cuando aterrizamos de nuestros dulces sueños el sol estaba ya en el ocaso, salimos a cubierta y en silencio contemplamos el rojo atardecer y al sol dando la impresión de sumergirse en el mar. Siempre que lo veo pienso en la cantidad de cosas hermosas que la naturaleza nos regala y que la mayoría de las veces no apreciamos.
Con lo rápido que se digiere el pescado y sobre todo al horno, los dos estábamos muertos de hambre así que decidimos prepararnos una suculenta cena a base de un buen filete y ensalada con un montón de ingredientes. Nos servimos una copa de vino blanco helado y brindamos por todo aquello que se nos ocurría y sin parar de besarnos a cada instante. Dispusimos la mesa muy bien decorada y cenamos hablando y riendo con las ocurrencias, muchas de ellas picantes, que decíamos. Después de ordenar todo nos sentamos en el amplio sofá con nuestras copas de vino.
Sentados en el sofá, al beber se mes resbalo la copa y me bañe entera, fui a cambiarme y me puse un vestido de algodón rosa clarito, ceñidito, que uso para poner sobre el bikini de casa a la playa; le encanto al verme vestida así. Cuando me aproxime me tomo en sus brazos y con su habitual ternura me beso, después de estar besándonos largo tiempo la agitación era muy grande y las caricias hacían que aumentara el ritmo de nuestra respiración, me sentía flotando entre los brazos de Ignacio. Frente a él, sentada sobre sus piernas movía mi pelvis buscando el roce de su pene en mi sexo, desabroche su camisa para acariciar y besar su pecho, me saque el vestido y pegue el mío contra el suyo, me separo y su boca busco mis pezones que pellizco, lamio, chupo y mordió, la unión del dolor y el placer me volvía loca. Ciega de deseo, torpemente trate de desabrochar su pantalón ya traspasado por la humedad de su flujo, se incorporo y de forma brusca se despojo de toda su ropa.
Ante mis ojos estaba su firme, erecto y provocativo pene, le pedí se sentara, abrí sus piernas y sentada sobre las mías lo tome entre mis manos, contemple su enorme glande del que salía sin parar su sedoso flujo. Con ella entre mis manos, entre abrí mis labios para que entrara en mi boca la excitación que salía por su caliente y mórbido glande. Con ansia lamia, chupaba y recorría su mástil bañándolo de flujo mezclado con mí saliva y reprimiendo el deseo de tenerla dentro de mi boca. Mi frenesí era tan grande que él me pedía calma, estaba ciega de deseo quería disfrutar, ya libre del absurdo miedo que tuve, del esplendor de su hermoso pene. Metí mi mano entre mis braguitas para mojarla en mi inundado chochito, llena de mi deseo acariciaba su rosado glande que como podía chupaba, lamia e incluso lo rozaba con mis dientes, esto lo estremecía de gusto
Tomo mi cara entre sus manos y con un beso participó de la seda de nuestros sabores. Me alzo y deslizo mis braguitas y ante él quede desnuda abrazada a su cuerpo, me sentó en el sofá, abrió mis piernas y su boca beso mi sexo, su lengua lamio cada pliegue, puso entre sus labios mi clítoris para chuparlo y lamerlo. Entre gemidos un orgasmo no tardo en hacerme estremecer, le suplique entrara dentro de mi no podía soportar más la excitación, sentada sobre el borde del sofá abrí mis piernas puse mi pelvis lo más hacia arriba posible y gracias a la flexibilidad que me da el ballet podía verlo y recrearme viendo con detalles como se disponía a entrar dentro de mí su potente ariete. Para deleite de mis ojos, muy despacio recorrió con ella desde el ano hasta mi encendido clítoris un latigazo me erizo la piel.
Lentamente comenzó a entrar, lo rodee con mis piernas por la cintura y levemente tiraba de él, estaba tan llena de deseo por tenerlo dentro que estuve a punto de traerlo hacia mí con fuerza pero al ver como su glande separaba y se abultaba mi sexo no fui capaz de hacerlo, atónita veía como los labios rodeaban su pene, brillantes por la tensión, cada vez que retrocedía todo mi sexo se abría como una flor y mi clítoris sobresalía como si algo lo empujara hacia fuera. Despacio fue entrando y en algunos momentos el dolor era intenso, al notarlo retrocedía y tras un instante iniciaba de nuevo su camino, su atenta mirada estaba pendiente de cualquier gesto mío. Con mis piernas comencé a tirar de él y a pesar del dolor, ya soportable, se dejo llevar hasta que estaba totalmente dentro, ya solo veía su abdomen pegado a mi; notaba una fuerte presión en el interior de mi vientre por la postura tan forzada que tenia, enderece mi tronco y la presión desapareció.
Las cosas que sentía no sé como las puedo explicar únicamente puedo decir que sentirme totalmente llena me proporcionaba una sensación inigualable, cuando empezó lentamente a moverse notaba los prominentes bordes de su glande pasar cada estría de mi vagina, el placer me enloquecía su respiración era profunda y continua, se quedo inmóvil un momento y me dijo:
- Vámonos a la cama estaremos mas cómodo
- No, grite con desesperación de pensar que saldría de mi.
No quería dejar de tenerla dentro ni por un instante. Haciendo caso omiso a mis suplicas me tomo por la cintura, abrazada a su cuello y con mis piernas rodeando su cintura se levanto, me apretaba con fuerza contra él, la tenia entera dentro de mí. Me aferre a su cuerpo hasta llegar al camarote, contrariada me solté del dulce abrazo, extendió una toalla sobre la cama y enseguida me tumbe, sollozando alce mis brazos desesperada por el deseo de tenerlo dentro otra vez. De rodillas entre mis abiertas piernas se echó sobre mi y con un brazo a cada lado de mi cuerpo busque ansiosa su pene que puse a la entrada de mi vagina, fue entrando despacio hasta el fondo, se me corto la respiración por el dolor pero era recompensado por el placer de saber que era mío otra vez. Con mis talones por debajo de sus nalgas y mis piernas muy abiertas acomode la pelvis para que me llegara hasta el fondo, en mi mente veía claramente como su palpitante glande rozaba las rojas paredes de mi vagina dilatándose a su paso, contraía mi musculo para abrazarlo y hacerlo enloquecer, quería que chillara cuando le llegara su momento supremo. Con la razón perdida por la lujuria en mí aturdida mente solo había un pensamiento: no quería que me hiciera el amor solo quería que me follara sin piedad. Mis manos atenazaban sus costados, acompasamos el movimiento y su violenta respiración quemaba mi cara, parecíamos dos fieras en pleno combate, hasta diría que nos mirábamos con odio. Lo que en esos momentos estábamos viviendo era sexo y solo sexo esa era nuestra exclusiva finalidad. Mi momento se iba acercando lo sentía llegar sus embestida cada vez más fuertes me provocaban dolor y placer, por la expresión de su cara y la forma que me miraba también le estaba llegando su momento.
Poco a poco se fue aproximando, la tensión de mi cuerpo aumentaba en cada segundo hasta que en un ataque de convulsiones explote en un bestial y largo orgasmo, sin dejar de moverme y casi con el sentido perdido por el placer quería que él explotara con la misma violencia, ya solo quería hacer feliz a mí macho; su glande palpitaba con fuerza, contraía mi vagina para abrazarlo y sintiera que era mío. Su agitada y continua respiración me hacía ver que estaba a punto de estallar, sorprendida creí que me la iba a sacar pero cuando estaba casi fuera tras un fuerte gemido su ardiente semen comenzó a llenarme mientras me la hundía hasta el fondo seguía eyaculando y llenándome cada vez más, en esa brutal borrachera de sexo me retorció otro orgasmo que agito todo mi cuerpo entre temblores y chillando desesperada de tanto placer. Me quemaba su desbordado semen al resbalar entre mis nalgas y mojar mi culito.
Lo abrace y lentamente se fue girando y quede sobre él completamente sin fuerzas. Así estuvimos un buen rato estábamos exhaustos, con dulzura exquisita sus manos recorrían mi cuerpo con sus labios unidos a los míos, apretada contra su pecho notaba el agitado latir de nuestros corazones que trataban de recuperar la calma.
Notaba su pene totalmente relajado dentro de mí, con las pocas fuerzas que me quedaban contraje mi vagina y una cascada se desbordo acompañando la salida de su ya blandito glande.
No quise ir a lavarme ni expulsar lo que tenía dentro, las sensaciones que tenía en mi cuerpo las quería intactas, no me importaba estar bañada en su semen y el olor a sexo que respirábamos. Acaricie su relajado pene y así blandito lo metí en mi boca para que la llenara con los restos de su placer, con ellos lamí sus labios y juntos saborearlo. Me tomo para que apoyara mi cabeza en su pecho rodeada por sus brazos, notaba muy bien como de mi chochito seguía saliendo su semen, impregne mis dedos y los chupe, con el sabor de mi macho me fui quedando dormida, no sin antes y como siempre dedicar mis últimos pensamientos al amor de mi vida, mi niña del alma.
A la mañana siguiente me desperté y ya no estaba, me había envuelto en la toalla y tapado con las sabanas, mis doloridos músculos acusaban la tensión que sufrieron, el olor a sexo flotaba en el camarote y dentro de mi permanecía la agradable sensación de su pene, pegada a la toalla, que parecía cartón de lo áspera que estaba por la cantidad de semen que la impregno, cuando me estaba incorporando, entro en el camarote, y entre sus brazos resbalo la toalla y desnuda entre sus brazos con un dulce beso me dio los buenos días. Se quito su corto pantalón y tomándome de la mano los dos desnudos nos zambullirnos en el mar sin pensarlo dos veces, la primera impresión fue tremenda el agua estaba helada pero rápidamente entramos en reacción, jugando, chapoteando y besándonos estuvimos un rato, después de secarnos un poco nos fuimos a la ducha.
El agua calentita me reconforto y al secarme comprobé lo dolorido e inflamado que tenía mi chochito, extendí una buena cantidad de cremita íntima por mis enrojecidos y voluptuosos labios que los alivios. Al salir estaba terminando de dejar en orden el camarote. Este hombre lo hace todo a una velocidad enorme y además lo deja perfecto. Me tomo de la mano y en la cocina había un suculento desayuno y mucha fruta que comí con un hambre atroz, me miraba muy fijo y sus ojos me transmitían la ternura de su corazón, lo miraba y pensaba en lo hombre y guapo que es. Con una sonrisa y ojitos lánguidos puse cara de bebe haciendo pucheros y le dije:
- Bruto has hecho pupa a nena en su cosita con esa trompa de elefante que tienes
Me tomo entre sus brazos y entre risas me colmo de besos. Es tan divertido y cariños que estar con él es no parar de hacer cosas siempre está inventando algo o en animada charla, lo que más me gusta es con la naturalidad que puedes hablar de todo. Me pregunto muchas cosas sobre María y se quedaba embelesado cuando le contaba cosas más intimas porque además se que se las puedo contar es de los que te miran a los ojos cuando te habla o le hablas tu a él, además hay ciertos detalles en las personas que te indican cuando puedes confiar en ellas y en eso mi intuición no me falla.
Así pasamos el tiempo hasta pasado el medio día, hora en la que decidimos tras el último baño comer algo ligerito y elevar ancla para no arribar muy tarde a puerto. Nunca olvidare ese día ni ese punto de la costa. Por cierto cuando iba a cambiarme pidió me volviera a poner mí vestido de algodón rosa, sonriendo le conteste con un gesto afirmativo, además le dije con cara picara que si debajo quería que fuera con o sin, cerró los ojos y me respondió: sin. Mi maltrecho chochito iba agradecer estar al aire.
Después de calentar motores, quiso que ajustara las coordenadas en el GPS y capitaneando yo el barco pusimos rumbo a puerto, al ver su enredada cabellera le pase el timón y con el cepillo lo comencé a peinar, hundía mis dedos en su pelo desde el cuello hasta la frente y le masajeaba y acariciaba su cabeza, el roce del pelo entre mis dedos comenzó alterarme. Sobre el sillón de mando me senté a caballo sobre sus muslos, me abrace y lo bese dulcemente o le lamia sus labios muy despacito, eso le gusta mucho y lo pone muy flojito, con mi vestido ya por la cintura acariciaba mi culito y notaba entre mis piernas como el gigante que buscaba despertaba y que desesperadamente quería apretar contra mi chochito. Con el barco en automático puso las palancas en avante baja, me tomo en sus brazos y salimos a la cubierta de popa, desnuda bajo mis rodillas puse un cojín y como una perrita en celo con mis hombros apoyados sobre la cubierta, abrí las piernas, baje mi espalda para que mi sexo quedara expuesto para él. Hundió su boca y lo lamia con ansia, sus manos abrían mis nalgas y con la punta de la lengua presionaba y lamia mi culito, me hacia delirar, su aliento me quemaba estaba en enloquecido de deseo. De rodillas tras de mi abrió su corto pantalón, entre mis muslos vi su imponente mástil duro como el hierro, con su glande acariciaba mi sexo y le pedí me la metiera no podía aguantar más. Despacio fue entrando yo presionaba hacia tras, quería sentirme llena cuanto antes, sorprendida mi primer orgasmo no tardo en llegar, tomándome por las caderas tiraba de mi para llegar hasta el fondo, se recreaba entrando y saliendo de mí y como dije anteriormente y usando el estricto sentido de la palabra “me estaba follando a placer,” sus manos me atenazaban la cintura y me embestía como una fiera sintiendo a la vez un dulce dolor unido a un enorme placer. Acelero sus embestidas y note como su glande martilleaba cada estría de mi vagina con sus palpitaciones. Entre fuertes gemidos los dos fuimos llegando a un orgasmo que sentía llegar desde lo más profundo de mis entrañas, me separo y con solo su glande dentro de mi estallo de placer, su primer chorro de semen me entro como un huracán quemando a su paso mi vagina y golpeando en lo más profundo, tiro de mis caderas y en su recorrido hasta lo más hondo continuo derramando su placer, de inmediato mi sexo se desbordo y salía con fuerza de mi interior, no sé qué efecto causa en mi su ardiente semen pero otro orgasmo me estremeció de pies a cabeza, muy agitado con suaves movimientos se quedo quieto, notaba mi sexo tan tirante que parecía que lo abriría en dos junto con mis nalgas.
Se fue relajando y en esa postura esperaba que no saliera de golpe su semen, una vez fuera alce mi troco y vi entre mis piernas la cascada que caía sobre la cubierta de popa, me levante y abrazada a su pecho nos besamos largo rato, por mis piernas resbalaba como un rio el semen y entonces a la luz del día me di realmente cuenta de la cantidad tan exagerada que me echa, en la cubierta y entre mis pies bañados había un charco enorme. Lo mire y los dos comenzamos a reírnos a carcajadas.
Me fui a la ducha para tratar de expulsarlo todo no sin antes mojar mis dedos para volver a saborear la esencia de mi macho. Cuando salí ya vestida y arreglada había baldeado la cubierta y se había duchado y vestido, en el sillón de mando me senté en su regazo y acurrucada en su pecho estuve hasta que llegamos a puerto. Atracamos y le ayude a ordenar todo, meter en la lavadora las toallas y sabanas y llevar al contenedor los restos. Como era temprano nos sentamos en cubierta para charlar un rato, en ese momento de tranquilidad empecé a notar el agotamiento. A eso de las 7 de la tarde entre en camarote, guarde mis cosas, lo llame me despedí de él con miles de besos, quedando en hablarnos al día siguiente.
De camino a casa notaba la flojera de mis piernas, el irritado estado de mis labios y pezones y sobre todo la inflamación de mi chochito que hacía que las braguitas me molestaran e incluso andar con las piernas un poco separada, yo sola me reía por lo cómica de la situación, casi llegando note perfectamente como mis braguitas estaban empapadas, no me podía creer que todavía tuviera más semen dentro.
Llegue a casa y no había nadie, entre en el baño y al desnudarme para darme un baño, mis braguitas estaban chorreando de semen. Con la ducha graduada en un chorro de agua flojito, me puse en cuclillas y abriendo bien los labios con una mano note como el agua fría entraba dentro de mí vagina reconfortándola y esperaba que ya no saliera más después del lavado. Llene la bañera de agua calentita con muchas sales y me sumergí durante un buen rato. La sensación que todavía tenía dentro de mí me hacía recordar las palpitaciones de la pelota de tenis que tiene por glande, con esos recuerdos me reía por comparar su glande con una pelota de tenis. El agua caliente me relajo mucho y medio adormilada me fui con mis pensamientos al lado de mi niña que estaba deseando ver y abrazar.
Al poquito de salir del cuarto de baño me llamo María hablamos durante mucho rato y le conté todo, cuando me dijo que estaba loquita por verme mi corazón empezó a palpitar con fuerza y quedamos que al día siguiente, al salir de clase, iría al aeropuerto de Jerez a esperar su llegada, ya nos arreglaríamos como meter su equipaje en mi pequeño Smart.
Al rato llego mi madre y también le tuve que contar todo, venia impaciente por saber cómo me había ido, mientras des hacia su equipaje se lo fui contando sus ojos me miraban con sorpresa cuando le di los detalles y lo maltrecho que tenía mi chochito que hasta estaba sin braguitas, me hizo tumbar en la cama, se partía de risa de verlo tan inflamado y rojo, le dio un besito y las dos riendo me conto sus aventuras de fin de semana. Me dijo que al día siguiente se iba a Milán toda le semana por trabajo, rápido pensé que me quedaría en casa de María todos esos días. La llame y se lo dije se puso loca de contenta porque así podríamos hablar tranquilamente de nuestras cosas, para ir a la facultad me viene mejor por estar más cerca pero sobre todo cuando terminara la consulta podíamos estar juntas todo el tiempo ummm y dormir juntitas.
Me fui temprano a dormir, estaba rendida, sin querer hice una recopilación en mi mete de todo el fin de semana y yo misma estaba sorprendida de mi comportamiento con Ignacio después que pasaran mis tontos temores, la verdad que sentí cierto rubor al recordarlo. Con las sensaciones de esos momentos todavía en el cuerpo me quede dormida como un tronco.
De esa semana hablare en otra ocasión y de la ruptura de María con su amante que sucedió durante esos días.